Público
Público

España acaba con 4 medallas y recoge la bandera de la próxima sede

EFE

La selección española de piragüismo terminó hoy su participación en los Campeonatos de Europa de Brandenburgo con una cosecha de cuatro medallas, y tres cuartos puestos en 500 metros en la sesión de clausura, en la que ha recogido la bandera como sede del Europeo del próximo año, que tendrá lugar en Asturias.

Las cuatro medallas del equipo nacional han sido logradas en 200 metros por la gallega Teresa Portela, en K-1, y los campeones olímpicos Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial, en K-2, que alcanzaron el oro, y por el relevo 4x200, una prueba novedosa en el programa de competición, integrado por Francisco Llera, Borja Prieto, Pablo Andrés y Ekaitz Saies.

A estos puestos de podio se ha unido la medalla de bronce conseguida por el canoísta gallego José Luis Bouza, que fue tercero en C-1 sobre la distancia de 1.000 metros en la competición continental, en la que un total de 45 países han tomado parte en un Europeo marcado por la renovación generacional.

La ausencia de algunos de los míticos palistas del firmamento olímpico, como el italiano Antonio Rossi, el húngaro Akos Vereckei, el alemán Andreas Dittmer o el ruso Maxim Opalev ha dado paso a nuevas estrellas en sus respectivas selecciones, que en el caso de Alemania y Hungría han mantenido su duelo por la hegemonía mundial.

El presidente de la Federación Española, Juan José Román Mangas, ha recibido de manos del presidente de la Asociación Europea de Canoa, Albert Woods, la bandera del campeonato, que el dirigente ha entregado al director general de Deportes del Principado, Misael Fernández Porrón, y al alcalde de Corvera, Belarmino Moro, como máxima autoridad del municipio en el que se encuentra enclavado el campo de regatas de Trasona.

La jornada de clausura, con cinco embarcaciones españolas en las finales de 500 metros, ha dejado tres cuartos puestos para el K-1 de Portela, el K-2 de Craviotto y Pérez Rial y el K-4 de Beatriz Manchón, Jana Smidakova, Teresa Portela y Sonia Molanes.

Además, el K-2 de Manchón y Smidakova fue sexto y el K-1 del asturiano Fran Llera terminó en séptimo lugar, mientras que el canoísta castellano leonés José Manuel Sánchez acabó octavo en la final B de C-1.

Portela, avalada por el oro conseguido en K-1 200 y pendiente de remar apenas media hora después en K-4, ha realizado una buena salida y se mantuvo próxima a la medalla durante toda la regata, en cuyo punto intermedio cruzó ya en cuarto lugar, el mismo en el que finalmente terminó.

El K-2 de los campeones olímpicos y hasta hoy subcampeones de Europa, el catalán Saúl Craviotto y el gallego Carlos Pérez Rial, fueron cuartos a 60 milésimas del bronce en una regata en la que ejecutaron su estrategia y volvieron a mostrar el poderío que les ha llevado a la gloria olímpica, si bien terminaron acusando esa falta de preparación que han encaminado hacia el Mundial de agosto.

El K-4 de Manchón, Smidakova, Portela y Molanes se ha quedado también a las puertas de un podio que se les resiste en las últimas citas internacionales en las que reiteran su presencia, incluido el quinto puesto de los Juegos Olímpicos de Pekín, su anterior puesta en escena.

Manchón y Smidakova han perdido fuelle en su final de K-2 en la que hicieron en puesto de bronce el paso por los 250 metros mientras que Llera, determinante en la medalla de oro lograda por el relevo español en 4X200, se estrenó internacionalmente en la exigente prueba del K-1 sobre la distancia de 500 metros clasificándose para la final, en la que fue séptimo.

Más noticias de Política y Sociedad