Público
Público

La Feria DEARTE apuesta por las obras inéditas de jóvenes artistas

EFE

Los jóvenes creadores son los protagonistas casi absolutos de la séptima edición de la Feria DEARTE Contemporáneo, y sus obras inéditas son la fuerte apuesta de las más de treinta galerías presentes hasta el próximo lunes en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid.

Las "vacas sagradas" las exhibimos en otras ocasiones, ha afirmado a Efe la directora de la galería "El Quatre" (Barcelona), Rosa Ferrer, que ha colgado en su stand los actuales bodegones de botes de ketchup y tabasco de Toni Becerra, hechos en acuarela.

También ha traído las esculturas de Jesús Curia, de 38 años, que representan figuras humanas, africanas y asiáticas, en bronce y con soportes de madera y hierro.

Los bodegones posmodernos reaparecen en el stand de la galería Tuset con los óleos de Tomasa Martín, que tienen como protagonistas a los libros y las tazas de café, elementos muy alejados de las vajillas y las perdices de la pintura de otros siglos.

Alex Corcoy, de Tuset, ha subrayado también tanto la presencia de la escultora Mercé Riba (nieta del poeta catalán Carlos Riba), cuyas figuras expresionistas son envueltas en cajas o en cuerdas, como la obra casi mural de Ángela Icart, en la que el color es aplicado en manchas muy equilibradas.

En el espacio Premio "Un futuro Dearte", dedicado al artista que obtiene este galardón concedido por la Fundación Yeregui&Linares, se pueden contemplar las obras de divisiones horizontales y verticales de la polaca Jolanta Studzinska, premiada en 2007.

Sus óleos abstractos de gran formato buscan expresar "la fuerza geométrica de un cuadro plano con varias superficies", según ha explicado la autora, que tiene su estudio en Alcoy.

Destaca también la obra fotográfica "Simbiosis", de Antonia Peña, de la galería Borrón 4, que se ha alzado con el Premio Madrilonia DEARTE dedicado a una obra de un joven artista votada por Internet.

La obra "más popera y con discurso amable" está representada por la galería Babel, cuyo director, Javier Cerezo, ha destacado a artistas como Cantabella, una joven que ha ganado varios premios nacionales con una serie de latas denominadas "Ahumanos" (humanos más ahumados), y en las que utiliza con ironía la historia de la pintura.

Cantabella ha traído a la feria otras dos colecciones -Etiquetas y Vallas- en las que, según ella, utiliza "soportes netamente populares para tocar la fibra del público con pinturas y mensajes subliminales".

Pero en DEARTE también es posible adquirir obras de grandes maestros españoles como, por ejemplo, una xilografía de Lucio Muñoz, por 2.200 euros, en la galería Dionis Bennassar (Madrid).

Parada obligatoria es la galería Lorenart (Madrid), donde se admiran juntas obras de Chillida, Valdés, Barjola, Oteiza, Guinovart, Saura, Picasso, Miró, Dalí o Bacon.

Y como dice uno de los representantes de Lorenat, el único problema con el posible comprador es "discutir sobre gustos".

Tampoco hay que dejar de ver los aguafuertes de Picasso (1931) o sus platos de la serie "Suite Toros" (1959) expuestos en el stand de BC&Asociados.

Se puede terminar la visita a DEARTE al revés, es decir, por el primer stand que el Ministerio de Cultura dedica a "Una Vida Dearte", en este caso la de Antonio Lorenzo, de 85 años.

Más noticias de Política y Sociedad