Público
Público

La fertilidad española, a la cola de Europa

Un informe de Eurostat alerta del envejecimiento en la UE

DANIEL AYLLÓN

Si es usted mujer francesa o española, su esperanza de vida es la más alta de toda la UE: 85,1 y 84,9 años, respectivamente. Está por encima de la media continental femenina (82,4), de la masculina (76,4) y, por supuesto, de la de los hombres lituanos, que tienen las perspectivas menos halagüeñas, con 67,5 años. Estos cálculos forman parte del Informe de demografía 2010 que publicó este viernes la agencia europea de estadística, Eurostat.

Si es hombre español, respire tranquilo. El estudio le sitúa en la tercera posición del ranking masculino, con 78,7 años, sólo superado por suecos (79,4) e italianos (79,1).

Las mujeres tienen 1,4 hijos, frente a los 1,6 de la media de la UE

A pesar de estos buenos augurios, la longevidad y la escasa fertilidad de la población española (1,4 hijos por mujer, en 2009), dibujan para la UE un envejecimiento preocupante. Eurostat calcula que la tasa española de dependencia en 2050 será del 58,7% (la de 2009 fue de 24,3%). Esto significa que, por cada diez personas de entre 15 y 64 años, habrá seis jubilados. El aumento previsto para el total de la UE en el mismo periodo será inferior: del 24,5% al 38%.

En comparación con sus socios comunitarios, España se encuentra en el vagón de cola del número de hijos por mujer. Letonia, Hungría, Portugal, Alemania, Rumanía y Austria son los únicos de los 27 que tienen menos descendencia por fémina que España (entre 1,31 y 1,39 niños).

En el conjunto de la UE, Eurostat valora el punto de inflexión que se dio en 2003. Tras 20 años de descenso de la natalidad, la llegada de inmigrantes repuntó el número de hijos por mujer, de los 1,47 que hubo de media aquel año, hasta los 1,6 que de 2008. Creció en todos los países miembros excepto en Luxemburgo, Malta y Portugal.

En 2050, habrá seis jubilados por cada diez personas en edad de trabajar

Los que mostraron un mayor crecimiento en estos años fueron Bulgaria (pasó de 1,23 a 1,57, en 2009), Eslovenia (de 1,2 a 1,53), República Checa (de 1,18 a 1,49) y Lituania (de 1,26 a 1,55).

La UE no espera que España vaya a protagonizar un boom similar al de estos países en las próximas décadas. De hecho, calcula que la tasa nacional apenas subirá ligeramente, hasta rondar los 1,5 niños por mujer en 2050. La tasa de tasa de sustitución, necesaria para que una población sea autosuficiente, es de 2,1. Además, las españolas tardan más en ser madres (lo son a los 31 años) que la media de las europeas (se estrenan a los 29,4).

La UE advierte en su informe de los "importantes" cambios demográficos a los que se enfrentan sus cerca de 500 millones de habitantes. Además de los dos factores citados (tasa de fertilidad y esperanza de vida), destaca la inmigración como tercer gran factor. La llegada de ciudadanos extranjeros es la gran esperanza del continente para poder mantener a sus mayores.

El caso de España ha sido especialmente llamativo en los últimos tres años. La crisis económica ha dado una de las mayores sacudidas a la pirámide poblacional. Entre 2008 y 2009, el colectivo de españoles menores de 35 años se redujo en 500.000 personas, recordó Josep Oliver, catedrático de Economía Aplicada de la Universitat Autònoma de Barcelona y director del Anuario de la inmigración en España 2010, el jueves en la presentación del informe.

Además del descenso del número de jóvenes españoles, la crisis secó la llegada de inmigrantes menores de 35 años (los que llegaron son mayores y lo hicieron por reagrupación familiar).

Ligado a la recuperación económica, Oliver trazó en 2015 como el año en el que España volverá a absorber de nuevo un gran número de inmigrantes, aunque no al mismo ritmo que en la última década, cuando llegaron 500.000 extranjeros nuevos cada año.

Más noticias de Política y Sociedad