Público
Público

Los fieles musulmanes finalizarán la peregrinación tras lapidar al diablo

EFE

Los cerca de tres millones de musulmanes que visitan La Meca se preparan para finalizar mañana la peregrinación anual o "Hach" a esta ciudad saudí, que acoge los lugares más venerados por los alrededor de 1.300 millones de mahometanos del mundo.

Los fieles prosiguieron hoy con el ritual de lapidación de las tres columnas que representan al diablo en la localidad de Mina, acto que repetirán mañana, viernes, por tercer día consecutivo.

Las autoridades saudíes se felicitaron por el hecho de que durante este ritual no se han registrado hasta el momento incidentes como ocurrió en 2004 y 2006, cuando alrededor de 600 creyentes perdieron la vida al ser pisoteados durante una estampida de fieles en Mina.

Los peregrinos darán también mañana siete vueltas alrededor de la "Kaaba", un edificio cuadrado llamado por los musulmanes como "Baitul Ala" (casa de Dios), hacia el que todos los seguidores de Mahoma en el mundo dirigen sus cinco plegarias diarias.

La peregrinación comenzó el lunes pasado y llegó a su punto culminante al día siguiente, cuando los creyentes cubrieron con su vestimenta blanca el monte Arafat o "Yalal Al Taubah" (arrepentimiento).

El miércoles, los peregrinos, como todos los musulmanes del mundo, celebraron la fiesta de "Al Adha", la principal en el calendario islámico, sacrificando a millones de animales -corderos, vacas y camellos- para conmemorar el sacrificio hecho por Abraham.

Las autoridades de Riad cifran en poco más de dos millones y medio de musulmanes que realizan el "Hach" este año, de ellos 1.700.000 llegaron al reino árabe desde distintos países, y el resto son los que visitan La Meca procedentes de diferentes lugares de Arabia Saudí.

Sin embargo, los comentaristas aseguran que el número de los fieles que se encuentran en La Meca es mucho más que el anunciado, al considerar que centenares de miles de los llamados "peregrinos del interior" del país no son registrados por las autoridades.

La peregrinación a La Meca, que incluye asimismo una visita a Medina, a unos 600 kilómetros de la Ciudad Santa y donde está enterrado el profeta Mahoma, es uno de los cinco pilares de la religión islámica y es obligatoria para cualquier musulmán cuya salud y situación económica se lo permitan.

Más noticias