Público
Público

A Florentino se le difumina el aura

Su cuarto mandato al frente del Real Madrid arranca con excesivos frentes y sin el brío de antaño. Se hace imperiosa la llegada de un técnico. La renovación de Cristiano se enquista. Y sin Neymar, no surgen nombres que le

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hubo una época en la que Florentino Pérez parecía codearse con divinidades. La definición de 'ser superior' se instaló en el vocabulario futbolístico. Todo lo que quería, lo conseguía. Y todo lo que tocaba se convertía en oro. Los que le idolatraban le imaginaban con túnica, sandalias y aureloa a punto de obrar milagros futbolísticos y financieros. Un tiempo que parece desaparecer, cual espejismo, en el estreno de su cuarto mandato como máximo dirigente del Real Madrid.

Este martes tomaba posesión como sucesor de sí mismo y con una junta directiva con los mismos rostros que los que se presentaron hace cuatro años. Tanto en 2009 como ahora, Florentino ha ganado por incomparecencia rival. Se acoge a la Ley del Deporte de 1990 para justificar los cambios en los estatutos que endurecen sobremanera el acceso al sillón presidencial. No quiere Florentino jeques ni agentes extraños que perturben la independencia madridista. Pero lo cierto es que la institución ha carecido en los últimos años de la higiene democrática necesaria. 

'Hoy comienza un nuevo tiempo para el Real Madrid', proclamó. Pero lo cierto es que el acto en el palco de honor del Bernabéu no insufló ni aires nuevos ni ningún tipo de optimismo en el madridismo. Las arrugas y las canas asoman en Florentino, al que han pasado demasiada factura los avatares de la vida y los sinsabores en el Real Madrid. Ya no es el hombre que hacía tambalear los cimientos del mercado como en 2009. En ese momento regresó a lo grande. 255 millones se gastó en formar un equipazo que debía aleccionar el profesor Pellegrini. Llegaron Cristiano, Kaká, Benzema, Xabi Alonso, Albiol, Granero, Negredo y Arbeloa. Una mezcla de supercracks y españoles para combatir al Barça de Messi. Ahora, Florentino ha perdido ese aura todopoderosa que atraía como un imán al jugador que se propusiera. Muchos ven en Neymar el ejemplo de lo dicho.

El presidente necesita recuperar la estabilidad deportiva que Mourinho ha hecho saltar por los aires en estos tres añosFlorentino afronta la renovación de su mandato con el depósito en la reserva antes de comenzar. Los mensajes lanzados en su puesta de largo necesitan concretarse ya en acciones para que la transición post-Mourinho no se convierta en un calvario hacia el Gólgota. Y a la junta continuista se le presentan varios frentes que debe atajar de inmediato para que las encuestas que tanto gustan al presidente sigan dándole el beneplácito. De lo contrario, los cuatro años que le quedan por delante podrían hacerse demasiado largos. El primero es la contratación del entrenador, el segundo es la renovación de Cristiano y el tercero, la confección de una plantilla con fichajes que encajen en un modelo deportivo serio que parta desde la cantera. 

Pero, por ahora, tan solo el nombre de Zidane se ha concretado para iniciar una etapa en la que el presidente necesita recuperar la estabilidad deportiva que el portugués ha hecho saltar por los aires en estos tres años. Pero el francés aparece cada día situado en un puesto distinto. Primero como director deportivo, después como ayudante del entrenador y ahora ya Florentino no le descarta ni para ocupar el banquillo. 'Zidane podría ser [el entrenador], pero todavía no lo hemos pensado. Él tiene el carné, pero tenemos que valorar porque para tener su primera etapa necesita foguearse. También puede liderar el proyecto desde los dos sitios --banquillo y despacho-- pero eso es más difícil', dijo al respecto en Telecinco. 

La urgencia con la que Florentino quiere cerrar la llegada del nuevo técnico es máxima. Los ases en la manga se han ido cayendo, el último el de Heynckes, y la partida se la tiene que jugar a una sola carta. Todo pasa por el que París Saint-Germain debe salir a Carlo Ancelotti, pese a tener un año más de contrato. El italiano está ante su tercera oportunidad de recalar en el Real Madrid y ese es su deseo. Todo depende de las negociaciones entre Ernesto Bronzetti, el enviado del Real Madrid a la capital francesa, y el jeque Nasser al Khelaifi. Pero el club parisino se remite una y otra vez al contrato que retiene al italiano. Por eso, la única vía pasa por que Florentino termine pagando los 7,5 millones de euros de indemnización pese a que se había propuesto no volver a soltar un euro por un entrenador.

La llegada del técnico pondría el marcha el resto del engranaje. Se comenzaría a planificar la temporada entre el entrenador y Zidane y a diseñar el plan deportivo. Un plan que giraría en torno a la figura de Cristiano Ronaldo. Florentino Pérez considera que es la hora de renovar a su estrella, al que quiere hacer un contrato de por vida y con el que quiere ir de la mano hacia la Décima. Pero las últimas informaciones apuntan a que las negociaciones van a ser duras. El lunes el diario portugués A Bola apuntaba que Cristiano no tiene intención de renovar el contrato que finaliza en junio de 2015.  Esta decisión estaría motivada porque Cristiano Ronaldo no se siente lo suficientemente valorado por la cúpula del club madridista y considera que debe incrementar su salario. Y de fondo está el interés que nunca ha ocultado el PSG sobre el portugués.

Mientras tanto, Florentino necesita contrarrestar el efecto que ha provocado la irrupción de Neymar en el Barcelona. Pero los nombres que han salido a la palestra no provocan un impacto igual. Gareth Bale parece ser el más deseado pero el Tottenham pide 100 millones. Y otros jugadores en los que se tiene interés son Agüero, Verratti o Kondogbia. Por ahora, solo el regreso de Dani Carvajal está confirmado. Y quedan por tratar bajas como la más que probable de Higuaín o la de Coentrao. Y también se han unido a la lista de los que pueden salir Callejón y Albiol. Y de reojo se mira a la factoría de Valdebebas. 'Nuestra cantera es una seña de identidad con un Castilla y un Real Madrid C que han entusiasmado', enfatizó Florentino. Lo cierto es que en los últimos años la subida de canteranos al primer equipo ha sido testimonial y de cara a la próxima temporada Jesé es el único jugador que se postula para dar ese paso.

Con un duro calendario por delante para recuperar la calma deportiva y volver a ganar títulos después de una temporada en blanco, Florentino Pérez también tiene en su cabeza otros dos proyectos institucionales que pretende llevar a cabo en estos cuatro años más que se ha brindado a sí mismo. Uno es la remodelación integral del Santiago Bernabéu, para la que ya están en marcha cuatro proyectos. Y la ampliación de la ciudad deportiva de Valdebebas con la instalación de un parque temático. Pese a que el Real Madrid cuenta con un presupuesto de 300 millones de euros, la galopante crisis y el estancamiento de la construcción podrían ver alterados los planes del presidente. Por eso no es descartable que se mire hacia Oriente. No en vano Emirates ya se ha hecho un hueco en la camiseta blanca a cambio de 25 millones en cinco años.

Más noticias en Política y Sociedad