Público
Público

El FMI mejora las perspectivas del recorte del déficit para España

EFE

El Fondo Monetario Internacional (FMI) valoró hoy las medidas "extremadamente importantes" que ha puesto en marcha el Gobierno español para reducir el déficit público, que permitirán alcanzar objetivos más ambiciosos de los previstos hace dos meses.

El FMI calcula que el déficit de todas las administraciones públicas españolas será del 6,6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) este año y del 6 por ciento el próximo, lo que supone una mejora de 0,4 y 0,3 puntos, respectivamente, con respecto a lo pronosticado en noviembre.

No obstante, esas cifras son superiores a las previsiones oficiales del Gobierno español, que calcula que el déficit público será del 6 por ciento este año y del 4,4 por ciento el próximo.

El peso de la deuda bruta en el PIB español será del 68,4 por ciento en 2011 y del 72,6 por ciento en 2012, afirma ahora el FMI, que mejora sus previsiones en 1,8 y 2,4 puntos, respectivamente, frente a lo calculado en noviembre.

En la presentación del último informe de Vigilancia Fiscal, el director de asuntos fiscales del Fondo, Carlo Cottarelli, destacó que la reducción del déficit que abordará España será "la más marcada entre los principales países europeos", gracias sobre todo al recorte del gasto que ha acometido en relación con los salarios, las pensiones y la inversión pública.

Las medidas que ha adoptado el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, dijo Cotarelli, son "extremadamente importantes", aunque la consideración de si son suficientes o no dependerán del "resultado final que logren".

En términos generales, el informe que ha presentado hoy el Fondo alerta de que algunas economías avanzadas, como EEUU y Japón, se están "relajando" en su esfuerzo para reducir el déficit, especialmente porque están lanzando nuevos planes de estímulo.

Este problema también existe en algunas economías en desarrollo, como las latinoamericanas, que están disfrutando de un periodo de bonanza, con altos ingresos, sin ser conscientes de que este fenómeno es temporal y que deben recortar el gasto público, agregó.

En Europa, sin embargo, el FMI no ha detectado ese relajamiento, sobre todo por la mayor vigilancia y presión de los mercados, que, en algunos casos, no estaban tan justificadas.

"Creo que los mercados han sobredimensionado el riesgo de impago de la deuda soberana de algunos países", afirmó.

Para este año, el organismo prevé un déficit publico en la zona euro del 4,6 por ciento, y el año próximo del 4 por ciento, lo que significa una mejora de cuatro y tres décimas, respectivamente, con respecto a lo calculado en noviembre.

Cotarelli explicó que en Europa, pese a esta mejora, el "riesgo fiscal es elevado, lo que hace necesario que algunas economías cuenten con planes de consolidación más robustos y específicos a medio plazo".

El de 2010 fue un año positivo para la economía de la zona euro porque "los países que se fijaron como meta lograr importantes consolidaciones fiscales pudieron en general reducir significativamente sus déficit", según la entidad multilateral.

El informe del FMI estima que "todos los principales países de Europa llevarán a cabo procesos de consolidación en 2011, en general conforme a planes previos".

El Fondo considera, además, que "la retirada del estímulo fiscal en Alemania y Francia, sumado a medidas discrecionales y a un mayor crecimiento, contribuirá a una fuerte reducción del déficit".

El informe también aborda la situación de los mercados de deuda, especialmente de los bonos públicos, cuya rentabilidad ha subido en todas las grandes economías.

Para 2011, el Fondo augura "fuertes necesidades de refinanciación de la deuda" pública y privada.

"Las presiones serán particularmente intensas en el primer semestre del año, dado que los países de la zona euro tendrán que competir con las necesidades de otras economías avanzadas", que tienen previsto acudir a los mercados para recabar 5 billones de dólares.

Más noticias de Política y Sociedad