Público
Público

Garzón envió policías a un acto proetarra ficticio convocado en un pueblo de una serie de televisión

Se trataba de una estratagema urdida por Askatasuna, cuyos responsables convocaron una manifestación en un pueblo inexistente

SERVIMEDIA

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ordenó el pasado sábado a la policía que acudiese ese mismo día a un acto de homenaje a tres presos etarras que había sido convocado en la localidad de Arralde, un pueblo ficticio en el que se desarrolla la trama de la serie de la ETB Goenkale, según confirmaron fuentes jurídicas.

En realidad, se trataba de una estratagema urdida por la organización de apoyo a los presos etarras Askatasuna, ilegalizada por la Audiencia Nacional, cuyos responsables convocaron una manifestación, un concierto, una comida popular y un partido de pelota en el pueblo ficticio.

De hecho, en el cartel de la convocatoria, publicado en la Askatu, la página de Internet de Askatasuna, aparecen los rostros de los tres supuestos etarras a los que se iba a homenajear con la leyenda "os queremos" sobre los retratos.

En realidad, los tres rostros que aparecen en el cartel corresponden a Kándido Uranga, Félix Arkarazo y Joseba Usabiaga, tres de los actores que protagoniza la serie Goenkale y que residen en la ficción en el pueblo inventado de Arralde.

Los proetarras jugaron al despiste pues existe un monte entre las provincias de Álava y Vizcaya que recibe este mismo nombre.

La asociación Dignidad y Justicia detectó la convocatoria del homenaje y lo denunció ante la Audiencia Nacional, aunque en su escrito si que señalaba que se trataba del monte Arralde.

A raíz de esta denuncia, el juez Garzón decidió ordenar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que acudiesen a Arralde y adoptasen las medidas necesarias para evitar la posible comisión de delitos de enaltecimiento del terrorismo, aunque no prohibió el acto.

Fuentes jurídicas señalaron que Garzón, antes de tomar una decisión, pidió a la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que elaborasen un informe con carácter urgente sobre la convocatoria del acto.

Guardia Civil y Policía Nacional remitieron al juez unos informes de los que se desprendía que el acto "no tenía el contenido delictivo necesario para su prohibición".

"El hecho de que Askatasuna tenga que recurrir a montajes demuestra la decadencia que está sufriendo"

Los proetarras no han tardado en ufanarse de su trampa. En un comunicado publicado en la página de Askatasuna se señala que "en los últimos meses han sido varios los eventos que han sido anunciados en esta Web y que han sido prohibidos" y, después de pedir perdón a los actores de Goenkale por utilizar sus rostros, se explica que "mediante este pequeño montaje queríamos dejar a descubierto la locura represiva de jueces, medios de comunicación y grupos fascistas españoles".

A través de un escrito hecho público hoy, Dignidad y Justicia señala que "el hecho de que Askatasuna tenga que recurrir a montajes por Internet de falsos miembros de ETA demuestra la decadencia que está sufriendo tanto esta organización como el resto de movimientos de la Izquierda Aberzale" así como "el miedo que tienen a los que intentamos que se haga justicia en este país".

Más noticias de Política y Sociedad