Público
Público

La Generalitat estudia mantener las restricciones de agua por la sequía

EFE

El presidente catalán, José Montilla, ha anunciado hoy que la Generalitat está estudiando la posibilidad de mantener algunas restricciones en el consumo de agua potable, pese a la mejora del estado de los embalses de las cuencas internas, que saldrán el viernes de la situación de excepcionalidad 2.

Montilla ha asegurado, en declaraciones a los periodistas, que "tiene poco sentido" levantar determinadas medidas de control del consumo de agua, como el llenado de piscinas o el riego de jardines, cuando, en caso de que no llueva lo suficiente, habría que volver a aplicarlas dentro de unas semanas.

"La intención es no levantar determinadas medidas que dentro de tres semanas se pueden volver a poner en marcha. Es aplicar el sentido común", ha señalado el presidente catalán, que ha avanzado que el gobierno tomará una decisión al respecto el próximo martes, en la reunión del Consell Executiu.

El sistema Ter-Llobregat, que abastece al área metropolitana de Barcelona, saldrá el próximo viernes de la situación de excepcionalidad 2 y pasará a excepcionalidad 1, lo que, según el decreto de sequía, implica que se levanten las sanciones y restricciones previstas por malgastar agua potable.

Ello será posible gracias al temporal de levante que estos últimos días ha afectado a Cataluña y que ha dejado unos veinte hectómetros cúbicos de agua en los embalses de las cuencas internas, que están al 29 por ciento de su capacidad máxima, casi nueve puntos por encima que hace sólo un mes.

El conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, ya advirtió ayer que gracias a estas lluvias Cataluña "ha salido de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y ha pasado a planta, aunque sigue en el hospital".

Y es que los pantanos internos acumulan a día de hoy unos 170 hectómetros cúbicos de agua, apenas la mitad de los 300 hectómetros cúbicos que permitirían desactivar toda alerta por la sequía.

Por eso, Baltasar pidió a la ciudadanía que, pese al previsible levantamiento de las restricciones en el consumo doméstico, mantenga una actitud de "austeridad" y "buen hacer" y siga ahorrando agua, tal y como ha venido haciendo en los últimos meses, ante el "fantasma" de volver de nuevo a la situación de excepcionalidad 2.

La salida de esta fase, la previa a la entrada en emergencia, se producirá el viernes día 17, sólo tres días después de la llegada a Barcelona del primer barco cargado con 19 millones de litros de agua procedente de los pozos de Tarragona.

Más noticias de Política y Sociedad