Público
Público

Gil Marín dice que las "declaraciones de Castresana son la persecución de una persona frustrada"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miguel Ángel Gil Marín, Consejero delegado del Atlético de Madrid, habló de "persecución obsesiva de una persona frustrada" para salir al paso, mediante un comunicado, de las declaraciones del ex fiscal Carlos Castresana en las que acusaba de "saqueo sistemático" a la familia Gil en su gestión del club.

"La persecución queda puesta de manifiesto con los ocho procesos penales que inició, entre otros, contra mí, y tras solicitar penas de prisión conjuntas superiores a los treinta años, al concluir todos los procedimientos con sentencias firmes, su éxito consiste en haber conseguido una condena de dieciocho meses, que fue suspendida por el propio Tribunal sentenciador, por firmar un contrato calificado de ficticio en el que ni Jesús Gil, ni yo, ni nadie relacionado con ambos obtuvo ningún tipo de beneficio ni enriquecimiento", explica Gil.

Recuerda en su escrito que por el "Caso Atlético", basado en una presunta apropiación indebida de la mayoría de las acciones en la constitución de la S.A.D., la Audiencia Nacional condenó en principio a Jesús Gil y a Enrique Cerezo por apropiación indebida. "Sin embargo, posteriormente el Tribunal Supremo revocó la sentencia de la Audiencia Nacional y absolvió a ambos".

En otros casos que Gil Marín enumera comenta el archivo de los casos "Alzamiento de bienes", "Gerencia Atlética", "Ampliaciones de capital".

Una de las principales acusaciones de Castresana se refería a que la familia Gil había "detraído" 11.000 millones de pesetas del club para ingresarlos en paraísos fiscales.

Según Gil Marín, "cuando Castresana dejó la Fiscalía Anticorrupción, éste procedimiento lo continuó otro fiscal de la misma Fiscalía. No se puede poner en entredicho la profesionalidad de ese fiscal, por el hecho de que solicitara el archivo de la causa tras comprobar que ni Jesús Gil, ni nadie de su entorno había dispuesto de un solo euro de ese importe"

También comenta Gil Marín respecto al "Caso negritos" que "ni un solo euro del importe en que se valoró a cuatro jugadores fue a parar a Jesús Gil ni a nadie de su entorno, ni persona física ni jurídica".

Según la nota de Gil Marín, "Castresana falta de forma sistemática el respeto al Estado de Derecho por el mero hecho de que los Tribunales de Justicia no le han dado la razón".

"Por otra parte, creo que son ridículas, además de calumniosas, las insinuaciones que realiza en la entrevista referida a un supuesto intento de cohecho llevado a cabo por mi parte por el simple hecho de pedirle si podíamos hablar un momento al margen de las formalidades de los juicios, y que por mi parte sólo tenía un objetivo: saber el porqué de su obsesiva persecución", dice Gil.

"Son muchos los años que la entidad, los aficionados y sus gestores han padecido una persecución que no merecen, como así se refleja en las distintas sentencias, y creo que todos nos tenemos que dar cuenta de que a este club ya se le ha hecho demasiado daño", concluye la nota de Gil Marín.

Más noticias en Política y Sociedad