Público
Público

La Guardia Civil se incauta en Ávila de 1.833 kilos de hachís con valor en el mercado de 9 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Civil ha llevado a cabo esta madrugada una operación en Salamanca y Ávila que ha culminado con la incautación de 1.833 kilos de hachís cuyo valor en el mercado habría alcanzado los 9 millones de euros, ha explicado hoy el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo.

Dicha operación, que continúa abierta y que prosigue con las investigaciones para culminar con la detención de las personas implicadas, es "una de las más importantes" que se han llevado a cabo en Castilla y León contra el tráfico de drogas, según ha asegurado Alejo.

Junto a la droga aprehendida, también se han incautado tres vehículos de alta gama utilizados para el transporte en fardos de la mercancía, aunque todo hace pensar que los delincuentes, un mínimo de cuatro personas, han emprendido la fuga en un cuarto turismo.

Según ha explicado el delegado del Gobierno, acompañado del general jefe de la Guardia Civil en la comunidad autónoma, Pedro Laguna, la operación se inició a las 1.00 de la madrugada.

En ese momento, la Guardia Civil de Salamanca alerta a la de Ávila de que tres vehículos se habían saltado un control de alcoholemia establecido en el kilómetro 417,000 de la N-630, dentro del término municipal de Béjar (Salamanca), poniendo en peligro la integridad de los agentes.

En ese momento, los delincuentes emprendieron su huida hacia la localidad abulense de Piedrahíta, donde se saltan un nuevo control en la N-110 (Soria Plasencia) y prosiguen su camino en dirección a la capital abulense, ya inmersos en una persecución por carretera.

A la altura del kilómetro 7,000 de la carretera local AV-120 (Muñana-Muñico), encontraron uno de los tres turismos accidentado, un Mercedes modelo E270, que iba cargado con 26 fardos de hachís.

Los dos turismos restantes volvieron a saltarse posteriormente un control dispuesto en el kilómetro 18,000 de la AV-110 (Ávila-Cabezas del Villar), continuando la persecución hasta Martiherrero, donde el equipo de atestados de Tráfico dio nuevamente el alto a un Audi, modelo S3, que intentó darse a la fuga y atropellar a los guardias civiles.

Debido a esa maniobra, el turismo, que no llevaba mercancía, rozó el vehículo de la Guardia Civil y chocó contra un poste de tendido telefónico, lo que obligó al conductor a salir huyendo campo a través amparado en la oscuridad de la noche.

En torno a las 8.30 de esta mañana, los agentes de Tráfico de Ávila localizaron otro vehículo Mercedes, con indicios de haber sufrido un accidente, en cuyo interior había 26 fardos de hachís, con un peso estimado de 858 kilos.

La Guardia Civil mantiene abierta esta "primera fase" de la operación, ya que hasta el momento no han podido ser localizadas las personas que viajaban en los vehículos, por lo tiene desplegado un dispositivo para su localización y detención.

Según Miguel Alejo, la investigación "permanece abierta y va por buen camino", aunque no ha querido facilitar más datos hasta que la operación culmine con la detención de los implicados.

Asimismo, ha enmarcado esta actuación dentro de los controles que se desarrollan en las carreteras de Castilla y León, que culminan con operaciones de estas características, que el año pasado alcanzaron la cifra de 110, con 350 detenidos.

En la provincia de Ávila, sólo en lo que va de año se ha detenido a 17 personas y se han incautado dos toneladas de hachís y tres kilos de cocaína.