Público
Público

La hipótesis de un móvil político en la agresión a Tertsch se esfuma

El juez dicta una orden de alejamiento contra el presunto atacante del periodista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presunto agresor del periodista Hermann Tertsch, Ramón Narváez Gandarias, quedó ayer en libertad sin fianza, aunque con una orden de alejamiento respecto a su supuesta víctima.

Propietario de un bar en el madrileño barrio de Salamanca, Narváez negó ante el juez haber golpeado al periodista de Telemadrid. Uno de los dos testigos a quienes el magistrado tomó declaración no reconoció a Narváez. El otro dijo tener serias dudas de que el detenido fuese el agresor de Tertsch, convertido en mártir de la libertad de expresión por el PP y el Ejecutivo madrileño.

El titular del juzgado número 47 de Madrid acordó como medida cautelar contra el supuesto agresor, imputado por un delito de lesiones, que éste no pueda aproximarse al periodista en una distancia de 500 metros, así como que no pueda comunicarse con él por ningún medio. Narváez aseguró anoche a Público que la medida carece de sentido dado que no se relaciona con Tertsch.

El juez sometió al detenido a tres ruedas de reconocimiento. Se da la circunstancia de que el momento en el que fue apresado el pasado jueves vestía una indumentaria muy similar a la que testigos de los local donde ocurrieron los hechos explicaron a la policía.

Uno de los dos testigos no reconoció al presunto agresor; el otro reconoció tener serias dudas

El móvil político, invocado por el PP desde que Tertsch fue golpeado en la madrugada del 8 de diciembre en el piano bar Toni 2, se ha disuelto como un azucarillo. Detrás quedan las declaraciones de Esperanza Aguirre y el acto de desagravio que Nuevas Generaciones protagonizó en la puerta del hospital donde estaba internado el periodista. Tertsch ha sostenido en todo momento que no vio quién le atacó 'por la espalda'.

Pese a todo, la presidenta de Madrid y líder regional del PP, Esperanza Aguirre, se negó ayer a disculparse por haber establecido un nexo causal entre la agresión a Tertsch y el programa de La Sexta El intermedio donde, días antes, El Gran Wyoming había parodiado unas declaraciones del periodista.

La broma televisiva tomó como argumento una frase pronunciada por Tertsch en Telemadrid al hilo del secuestro de tres cooperantes catalanes en Mauritania: 'Si pudiera matar a 15 miembros de Al Qaeda para liberar a tres compatriotas secuestrados lo haría sin dudar'. En la parodia el periodista aparecía diciendo que iba a matar a'pacifistas', 'ministros' o 'menores de 25 años'.

Un mes después de haber señalado implícitamente al Gran Wyoming como inductor de la agresión, Esperanza Aguirre desvinculó la agresión que sufrió Herman Tertsch con las parodias de El Gran Wyoming. 'Nunca he dicho que su agresión tuviera que ver nada con otras cosas', matizó la presidenta de la Comunidad de Madrid esta vez.

Sin embargo, Aguirre se negó a reconocer que esto suponga una rectificación: 'Siempre he dicho lo mismo y lo mantengo', ha dicho. 'Hermann Tertsch sufrió una agresión física' pero también 'terribles agresiones morales' por parte de un conocido programa, apostilló.

Más noticias en Política y Sociedad