Público
Público

India inicia las elecciones más largas del mundo

714 millones de personas votarán en un proceso dividido en cinco fases y que terminará en un mes

ELISA RECHE

La mayor democracia del mundo se puso ayer en movimiento. Millones de indios hicieron largas colas bajo el sol en 17 estados del país para votar durante la primera fase de los comicios, que se celebrarán durante un mes. Hasta 714 millones de indios están llamados a elegir a sus representantes parlamentarios en las mayores elecciones de la historia.

aunque los resultados están marcados por una gran incertidumbre, el Partido del Congreso tiene ciertas posibilidades de permanecer en el poder con la alianza Unidad de Progreso Aliado (UPA). Pero la UPA se enfrenta de cerca a la coalición liderada por el Bharatiya Janata Party (BJP), un partido conservador y nacionalista hindú, y al Tercer Frente, otro bloque formado por agrupaciones regionales y los comunistas, encabezado por la imparable líder de la casta de los intocables Mayawati Kumari.“Ninguna coalición alcanzará la mayoría en el Parlamento, de manera que dependerá de otros partidos fuera de la alianza. Se tratará de un Gobierno muy inestable”, prevé Sanjay Kumar, analista del Centro de Estudio de las Sociedades en Desarrollo en Nueva Delhi.

La fragmentación del mapa político indio comenzó a principios de los años 90 cuando el Partido del Congreso comenzó a perder votos en favor de formaciones regionales integradas por miembros de castas bajas rurales. “Esto se debió a que las castas bajas sentían que nadie gobernaba para ellas”, continúa Kumar. Los dos temas de mayor calado nacional, el terrorismo –sobre todo tras el atentado de Bombay en el que murieron 170 personas– y la crisis económica, que ha empezado a cobrarse un precio en India con la caída de las exportaciones y la pérdida de empleo, afectan mínimamente al 40% de la población que, según el Banco Mundial, vive por debajo del umbral de la pobreza. Cuestiones más identitarias como la casta, la religión y la etnia, o el acceso al agua potable y la electricidad tienen mayor peso entre estos votantes.

El inicio de los comicios se ha visto empañado por un aumento de la violencia naxalita, la guerrilla local de corte maoísta activa en el cinturón más depauperado del centro y este del país, donde se celebraron ayer las elecciones.

Hasta 17 personas murieron en las regiones de Bihar, Jharkhand, Chhattisgarh y Orissa, entre ellas cinco miembros del personal electoral y once guardias de seguridad. El grupo maoísta amenazó con “cortar las manos” a los ciudadanos dispuestos a ejercer su derecho al voto, quemó urnas y bloqueó con árboles algunas carreteras de los estados de Bihar y Orissa.

Después de que el millón y medio de urnas electrónicas ofrezcan los resultados en un mes, la formación mayoritaria comenzará el cortejo y compraventa de apoyos en el baile de números de la gigantesca democracia

Más noticias de Política y Sociedad