Público
Público

Irán juzga los líderesde las protestas

La oposición califica de "espectáculo irrisorio" el proceso a 100 reformistas que denunciaron en la calle el fraude electoral

PÚBLICO

Cerca de 100 reformistas iraníes se sentaron en el banquillo ayer acusados de intentar derrocar al régimen mediante la organización de protestas masivas tras las disputadas elecciones presidenciales de junio.

La oposición llamó "espectáculo irrisorio" al proceso, que se abre cuatro días antes de que el presidente Mahmud Ahmadineyad sea investido para un segundo mandato.

Es la primera vez, desde la revolución islámica de 1979en la que fue derrocado el Sha,que decenas de funcionarios y ex funcionarios de alto nivelson sometidos a un juicio así.

Entre los acusados hay antiguos ministros, un ex vicepresidente y muchos abogados, todos ellos detenidos después de las protestas callejeras que estallaron en junio cuandoAhmadineyad fue declarado vencedor, por abrumadora mayoría, de los comicios presidenciales en los que se enfrentaba al reformista y ex primer ministro Mir Hosein Musaví.

Las controvertidas elecciones han puesto al país ante la crisis interna más grave que padece desde la revolución de 1979, y ha evidenciado profundas divisiones dentro dela élite político religiosa iraní.

La televisión estatal mostró imágenes del juicio. Podía verse a los acusados vestidos con el uniforme de la prisión, esposados algunos de ellos y sentados rodeados de agentes del orden. Allí estaban el ex vicepresidente Mohamed AliAbtahi, el ex ministro de Asuntos Exteriores Moshen Aminzadeh o el diputado Mohsen Mirdamadi, informa Reuters.

Había muchos jóvenes y también miembros de partidos moderados fundados por los ex presidentes Mohamed Jatamí y Akbar Rafsanyani. Ambos respaldaron la candidatura de Musaví.

Los acusados escucharon los cargos que pesan sobre ellos, leídos ante el Tribunal Revolucionario por el vicefiscal del Tribunal general y Revolucionario de Teherán,Abdolreza Mohebati .

"Planearon, organizaron y lideraron los disturbios y las manifestaciones ilegales", señaló el acta de acusación, que incluso se refirió literalmente a las movilizaciones populares como "revolución de terciopelo", el mismo nombre con el que se ha descrito la revolución no violenta que en 1989 logró que el régimen comunista de Checoslovaquia seviniera abajo.

El vicefiscal Mohebati afirmó que los acontecimientos surgidos tras las elecciones en Irán habían sido programados desde tiempo atrás, según la agencia semi oficial iraní Fars.

También reiteró la teoría que ha mantenido el régimen de que las protestas se hicieron con apoyo de potencias extranjeras como el Reino Unido, Estados Unidos e Israel interesadas según el Gobierno en conspirar contra Irán.

El Frente de Participación, el partido fundado por el ex presidente Jatamí, "tuvo contactos con un espía británico", de acuerdo con el acta.

Según Efe, Mohebati dijo que los acontecimientosposelectorales en Irán fueron episodios de un plan predeterminado, para provocar "un golpe de estado de terciopelo" con el pretexto de eventuales fraudes electorales en las pasadas elecciones presidenciales del 12 de junio.

En opinión de Mohebati, en los acontecimientos ocurridos en Irán tras las elecciones del pasado 12 de junio "se han cumplido 100 casos de las 198 instrucciones sugeridas en un libro escrito por Jane Sharp" sobre las maneras de provocar una revolución de terciopelo.

Mohebati dijo asimismo que el fraude electoral fue "una mentira" inventada por algunos grupos políticos en Irán para poder cuestionar el resultado de las elecciones y provocar manifestaciones callejeras.

Las denuncias de fraude electoral en las elecciones no fueron atendidas por el líder supremo de Irán, el AyatoláAli Jamenei, que dio por bueno el resultado y respaldó a Ahmadineyad.

El partido de Jatamí rechazó las acusaciones. "El acta de acusación es ilegal. Responde a motivos políticos", señaló. "El juicio es un espectáculo irrisorio que haría reír hastaun pollo frito", añadió.

Musaví también reaccionó con un comunicado difundido en su web. "Las protestas que han tenido lugar desde las elecciones no estuvieron en absoluto vinculadas con extranjeros. Los derechos de los iraníes han sido violados en esas elecciones", afirmó Musavíen su web Ghalamnews.

 

Más noticias de Política y Sociedad