Público
Público

Israel bombardea Gaza por segundo día consecutivo

Reuters

Por Nidal al-Mughrabi

Israel lanzó el domingo ataques aéreos contra Gaza por segundo día consecutivo, aumentando la presión sobre Hamás después de que 270 personas murieran en uno de los días más sangrientos en 60 años de conflicto entre los palestinos y el Estado judío.

Los líderes israelíes dijeron que la campaña era una respuesta a los ataques casi diarios con cohetes y morteros que realizan los extremistas palestinos de Gaza y que se intensificaron después de que Hamás, un grupo islamista a cargo del enclave costero que Israel abandonó en 2005, pusiera fin a un alto el fuego de seis meses hace una semana.

"Ahora mismo, no estamos considerando poner fin a los combates", dijo el secretario del Gabinete israelí, Oved Yehezkel, en Radio Israel. "Tenemos el tiempo, la paciencia y los medios (...) para devolver a la normalidad la vida en el sur de Israel".

Bajo un cielo despejado, un ataque aéreo israelí destruyó la sede de la cadena de televisión Al Aqsa de Hamás, que continuó emitiendo desde un punto desconocido. La aviación israelí también atacó un centro de entrenamiento para combatientes de Hamás.

Extremistas palestinos siguieron disparando cohetes al otro lado de la frontera, incluyendo uno que la policía dijo que cayó en tierra abierta unos 30 kilómetros dentro de Israel. No se informó de víctimas.

Docenas de vehículos blindados israelíes se concentraron a lo largo de la frontera con Gaza para una posible invasión terrestre y el Consejo de Seguridad de la ONU instó en la madrugada del domingo al fin de la violencia.

Expertos en asuntos militares israelíes dijeron que la ofensiva no parecía ir dirigida a retomar la Franja de Gaza o destruir el Gobierno de Hamás del territorio, ambiciosos objetivos que podrían ser difíciles y políticamente arriesgados de conseguir antes de las elecciones parlamentarias de Israel del 10 de febrero.

tras un bombardeo aéreo el sábado - quería fortalecer su poder de disuasión y forzar a Hamás a una nueva tregua que llevaría a un cese a largo plazo de los ataques transfronterizos con cohetes.

Israel dijo que sus aviones de combate realizaron cerca de 100 ataques el sábado y que los militantes palestinos habían disparado unos 70 cohetes contra el Estado judío, provocando la muerte de un israelí.

Responsables médicos palestinos dijeron el domingo que 271 palestinos habían muerto en 24 horas de ataques israelíes. Más de 700 resultaron heridos.

"Palestina nunca ha sido testigo de una masacre más ominosa que esta", dijo el líder de Hamás, Ismail Haniyeh. Su grupo islamista, que controla la Franja de Gaza desde junio de 2007, prometió en un comunicado una venganza que incluirá atentados suicidas en "cafés y calles" de Israel.

El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, dijo en televisión: "Hay un momento para la calma y un momento para la lucha, y ahora ha llegado el momento de luchar".