Público
Público

Iván Pérez se retira tras los Juegos porque ya no se ve "con fuerzas para seguir"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El boya de la selección española Iván Pérez ha confirmado esta tarde que se retirará tras los Juegos Olímpicos de Londres al encontrarse "cansado" y "sin fuerzas" para seguir en el waterpolo profesional.

"Son muchos años al máximo nivel y estoy cansado. He aguantado todo lo posible, pero ya no puedo más. No me veo con fuerzas para seguir", ha explicado el waterpolista hispano-cubano, que la próxima semana cumplirá 41 años, 32 de ellos metido dentro del agua.

Iván Pérez ha bromeado sobre "los milagros" que los médicos han hecho con él -"porque hace años que voy a la pata coja", ha explicado- para mantenerle en primera línea de fuego durante tantas temporadas.

Cree que Londres 2012 es el marco idóneo para despedirse "y dejar paso a esta generación que llega con tanto ímpetu" y de la que dice haber "aprendido mucho, pese a la diferencia de edad".

Pérez ha anunciado su retirada en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), desde hace muchos años el cuartel general de la selección española de waterpolo y el lugar de entrenamiento de muchos atletas olímpicos.

Y lo ha hecho escoltado por el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, y el presidente de la Federación Española de Natación, Fernando Carpena.

Acompañado de su mujer, Rosana, de sus dos hijos, de su hermana, de su madre, de sus compañeros de la selección española, o excompañeros de los clubes donde ha jugado, exentrenadores como Manel Ibern, exjugadores como Dani Ballart y otros atletas olímpicos como el lanzador de disco Mario Pestano, Iván Pérez no se ha olvidado a nadie en la lista de agradecimientos.

Se ha acordado del exseleccionador Joan Jané, "a quien quiero agradecer que me diera la oportunidad de formar parte de la generación de oro del waterpolo español", y de Rafa Aguilar, el actual seleccionador y presente en la sala, "que me ha permitido cumplir mi sueño de estar en Londres y poder luchar por la única medalla que falta en mi palmarés".

Campeón del mundo en Perth 1998 y Fukuoka 2001, plata en el Mundial de Roma 2009, bronce en el Mundial de Melbourne en 2007 y bronce en el Europeo de Belgrado 2006, a Iván Pérez le falta una medalla olímpica.

No la logró en Atenas 2004, donde España fue sexta, y Pekín 2008, donde fue quinta. Y en Sydney 2000 se quedó fuera de la convocatoria, aunque España tampoco consiguió ningún metal porque fue cuarta.

Precisamente recuerda su ausencia en los Juegos Olímpicos de Sydney -"problemas extradeportivos me impidieron estar", ha apuntado- como el peor momento de su carrera.

Por eso está preparando los Juegos de Londres "de una forma especial", porque sabe "que son los últimos, que ya no habrá otra oportunidad de lograr una medalla olímpica".

Visiblemente emocionado durante toda su intervención, Pérez no ha podido reprimir las lágrimas cuando ha hablado de sus compañeros. "Echaré muchísimo de menos el vestuario, porque allí no dejo solo compañeros, sino amigos y hermanos para toda la vida", ha confesado entre sollozos.

Ha sido entonces cuando la sala del CAR en la que se celebraba el acto y donde no había asientos vacíos, se ha puesto en pie para dedicarle una larga ovación. Ha sido la primera de varias.

Pérez no sabe qué hará después de Londres. "De momento me iré al paro y luego ya veremos donde pondré el huevo", ha bromeado. Lo que sí tiene claro es que piensa seguir ligado al waterpolo, probablemente como técnico.

"Tengo el carné de entrenador y, después de 32 años jugando al waterpolo, creo que alguna cosa podré enseñar a los nuevos para que logren lo que yo no he podio lograr", ha señalado el que ha sido jugador del Poble Nou, Barcelona, Atlètic Barceloneta, Leonessa Nuoto, Terrassa y Sabadell y uno de los mejores boyas del mundo.