Público
Público

Ken Loach asegura que "ahora Margaret Tatcher es una vieja dama oscura y triste"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aunque su nueva película se centra en el futbolista Eric Cantona, Ken Loach sigue vinculado al efecto devastador de la política de la ex primera ministra británica Margaret Tatcher (1979-1990) sobre las clases bajas inglesas, y hoy describió en Madrid a la antigua "Dama de Hierro" como "una vieja dama oscura y triste".

"Afortunadamente no lo vi", explica Loach sobre la reciente visita de la conservadora Tatcher a su antigua residencia londinense en el número 10 de Downing Street durante once años, vestida de azul como en 1979 y flanqueada por el actual primer ministro británico, el laborista Gordon Brown.

"Pero lo que me parece verdaderamente mal es que un partido que debería estar en contra le dé una bienvenida tan calurosa. Es como si Zapatero diera la bienvenida al fantasma de Franco", sentencia al tiempo que revalida su condición de voz de la conciencia de Reino Unido.

En "Buscando a Eric", que se estrena este fin de semana en España, Loach invoca a un espíritu mucho más amable y menos político, aunque también controvertido: el ex futbolista del Manchester United Eric Cantona.

Y la película, que se estrenó en mayo en el Festival de Cine de Cannes, donde su director ganó la Palma de Oro con "El viento que agita la cebada", vuelve a dar muestras de la salud creativa del tándem que Loach forma con su habitual guionista Paul Laverty.

Sin dejar de hacer el realismo social de cintas como "Mi nombre es Joe" o "Ladybird, Ladybird" -"es una película sobre cómo no terminamos siendo las personas que podríamos haber sido", resume-, "Buscando a Eric" se abre, entonces, a la magia y recupera el mejor pulso cómico de sus creadores.

Eric es el nombre de los dos protagonistas: Eric Bishop -interpretado por Steve Evets- es un cartero de Manchester sumido en la rutina de su trabajo como cartero y el caos de su familia desestructurada. Y Eric Cantona es él mismo, que hará una aparición "angelical" al estilo de "Qué bello es vivir" para sacar a su tocayo de la depresión.

Con su particular filosofía basada en oportunidades de gol, pases maestros y fichajes estrella, Cantona hace un sano ejercicio de autoparodia. "La venganza más noble es el perdón", dice con su acento francés el ex futbolista, tristemente célebre por propinar una patada a un espectador, lo que le valió su expulsión nueve meses de la liga inglesa.

"El Cantona hombre, el auténtico, se divierte mucho jugando con el personaje que han creado entre la prensa y él mismo", confiesa Loach, que ya mostró su pasión por el fútbol en "Tickets", la película que dirigió junto a Ermanno Olmi y Abbas Kiarostami.

Ahora, con su habitual combinación de denuncia y optimismo, Loach hila una reflexión ligera pero contundente sobre el partido, con posibilidad de remontada, que es la vida.

"El fútbol es una de las cosas con las que más se apasiona la gente. Particularmente los hombres, juega un papel emocional. Es una suerte de sustituto: no pueden hablar de sus problemas, pero sí sobre fútbol", asegura.

Y así, los personajes de "Buscando a Eric" lloran, gritan, izan banderas y tienen acaloradas discusiones alrededor de un balón, mientras encierran sus problemas vitales en la introspección.

En el caos vital subyacen todavía las consecuencias de la Inglaterra de los años ochenta. "La situación familiar que se ve en el filme es la consecuencia de una sociedad con muchas familias rotas, en las que es muy difícil hacer la transición a la vida adulta", matiza.

Y "Buscando a Eric" recorre a un mismo tiempo el camino de la humanización del héroe y la gesta del ciudadano de a pie. "¿Cuándo es la última vez que fuiste feliz?", le pregunta Eric Bishop a Cantona cuando todavía es un póster en la pared de su dormitorio.

"En la película, el hombre que admira a Frank Sinatra no tiene nada que ver con él, pero piensa que está cerca. Es natural tener héroes", concluye Loach.

Por: Mateo Sancho Cardiel

Más noticias en Política y Sociedad