Público
Público

Kodak será solo una compañía de imágenes digitales

Un juez de Nueva York aprueba el plan de la centenaria empresa, pionera de la fotografía, para emerger de la suspensión de pagos, tras declararse en quiebra en enero de 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La empresa Eastman Kodak Co, que fuera pionera de la fotografía, ha logrado que un tribunal apruebe su plan para emerger de la suspensión de pagos como una compañía de imágenes digitales mucho más pequeña. La luz verde del magistrado, que se produce un día después de la celebración del 188 aniversario de la primera fotografía, supone el cierre de una era y una historia, la de una firma que consiguió hacer de la fotografía algo cotidiano bajo el eslogan de 'usted apriete el botón, nosotros hacemos el resto'.

Kodak, con sede en Rochester, Nueva York, fue durante años sinónimo de cámaras e imágenes familiares. En enero de 2012, la compañía se declaró en quiebra con una deuda de 6.800 millones de dólares (más de 5.036 millones de euros), presionada por los altos costos de las pensiones y retrasos de años en aceptar la tecnología de las cámaras digitales.

El juez federal del Tribunal de Bancarrota de Manhattan Allan Gropper ha dado luz verde al plan de la compañía para emerger de la suspensión de pagos declarada en enero de 2012, el último paso para completar el proceso de reestructuración de la empresa fotográfica. 'Esperemos que (Kodak) empiece a recuperar su puesto en el olimpo de las empresas estadounidenses', dijo el juez federal al autorizar el plan.

Kodak espera salir oficialmente de la suspensión de pagos el próximo 3 de septiembre y lo hará como una empresa con unos 8.500 empleados, la mitad de los 17.000 con los que contaba cuando decidió acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrotas de EEUU. Entonces la empresa cargaba sobre sus hombros con una deuda acumulada de 6.800 millones de dólares, pero este plan recorta en unos 4.100 millones esas obligaciones tras la venta de 1.100 patentes tecnológicas y la salida de los negocios de las cámaras fotográficas y la digitalización de imágenes. La empresa ya llevaba años envuelta en un proceso de reorganización por el cual recortó 47.000 empleos desde 2003, cerró más de una decena de fábricas en las que producía películas, papel fotográfico y químicos, y echó el cierre a unos 130 laboratorios fotográficos.

Kodak ha liquidado activos y ahora se concentrará principalmente en productos comerciales como la tecnología de impresión digital de alta velocidad y el empaque flexible de bienes de consumo. Su nueva estructura implicará un perfil público más bajo para el icónico nombre Kodak. Los ingresos previstos de la compañía, de unos 2.500 millones de dólares (unos 1.865 millones de euros), son casi la mitad de lo que tenía cuando se declaró en quiebra.

Con la aprobación del tribunal, la salida de la bancarrota es inminente, ha afirmado en un comunicado el presidente ejecutivo de la compañía, el español Antonio Pérez. 'Después, pasaremos a emerger como un líder en tecnología sirviendo a grandes y crecientes mercados de imágenes comerciales', ha destacado, aclarando que la compañía tendrá una estructura más austera y una hoja de balance más sólida.

En bancarrota, Kodak no logró obtener un valor significativo para su cartera de patentes, que según expertos fue una razón crucial por la que tuvo que vender sus negocios esenciales y reinventarse. Pero la bancarrota resolvió una importante disputa acerca de las pensiones de los jubilados y ha forjado un plan de reestructuración que, aunque elimina a los accionistas, debería saldar la deuda de los acreedores garantizados y de segundo nivel.

Más noticias en Política y Sociedad