Público
Público

Libertad provisional para el conductor del autobús siniestrado en Ávila

El conductor admite que se durmió al volante y provocó el accidente en el que han muerto nueve pasajeros y 22 han resultado heridos.

AGENCIAS

El conductor del autobús accidentado en Ávila en el que esta mañana han fallecido nueve personas, R.G.S., de 54 años, ha sido puesto en libertad provisional, comunicada y sin fianza. 

El conductor ha reconocido que se quedó dormido, según han explicado fuentes de la investigación y ha dado negativo en los test de alcoholemia y drogas. La juez ha acordado como medida cautelar la prohibición de conducir vehículos a motor mientras dure la tramitación de la causa y ha establecido la obligación de comparecencias quincenales los días 1 y 15 de cada mes.

En el autobús siniestrado, en el que han fallecido 9 personas y otras 22 han resultado heridas, 6 de ellas de gravedad, iban 30 viajeros, además del conductor. El autocar, de la empresa Cevesa, hacía la ruta entre Serranillos y Ávila capital, de unos cincuenta kilómetros, por lo que las víctimas proceden de esa zona del sur de la provincia abulense.

El siniestro se ha producido a las 08.30 horas de hoy lunes en el kilómetro 123 de la N-403, a la altura de la citada localidad de la provincia Ávila, cuando el autobús se ha salido de la vía y se ha despeñado en la bajada del puerto de La Paramera y a consecuencia del impacto han perdido la vida nueve personas.

Jorge Fernández Diaz junto al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, han visitado a los heridos que se encuentran ingresados en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles de Ávila y antes de acudir a ver a los familiares, atendidos en el polideportivo Carlos Sastre. Fernández Díaz ha afirmado que los heridos se encuentran "muy bien atendidos".

Después de señalar que las diligencias son "secretas", el ministro ha recordado que el autocar siniestrado estaba matriculado en 1997 y que tenía los seguros y toda la documentación "en orden", tras haber pasado la ITV "con regularidad".

Asimismo, ha apuntado que tras ser sometido a los test de alcoholemia y de drogas, "no ha dado positivo", por lo que "no hay ningún dato más allá que los que el tacógrafo pueda aportar a la investigación", sobre límites para el descanso y conducción.

En este contexto, Jorge Fernández Díaz ha apuntado que al estar matriculado en 1997, no había "obligación legal" de que los pasajeros lleven cinturón de seguridad, ya que esa circunstancia sólo es obligatoria para los matriculados después de octubre de 2007. "En este caso no había obligación, pero que no haya obligación no quiere decir que no sea recomendable", ha apuntado el ministro, quien ha añadido que "en todo caso" se está trabajando para que en el nuevo reglamento de circulación "se limite la velocidad" para los vehículos a los que no se les exija llevar cinturones legalmente.

"No hay dato que se pueda aportar más allá de lo que pueda aportar el tacógrafo", ha manifestado, tras indicar que el siniestro se ha producido en una "zona bien señalada" y es el más grave desde el que se produjo el 19 de abril en Málaga hace cinco años, también con nueve víctimas.  El ministro ha estado acompañado de Herrera, y la directora general de Tráfico, María Seguí.

Además, tras hablar con varios de los heridos, ha señalado que algunos se encuentran "impactados y conscientes de la magnitud en muchos casos del accidente" y con contusiones, pero "con la alegría de estar médicamente controlados y conscientes de que están en observación y en las mejores manos". 

Más noticias de Política y Sociedad