Público
Público

Marc Márquez pierde su podio en Montmeló; exhibiciones de Lorenzo y Viñales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sanción de un minuto impuesta a Marc Márquez, por una acción que dejó fuera de combate a Pol Espargaró, le ha dado aire a Thomas Luthi como líder de Moto2, en una sesión en la que se vivieron las contundentes victorias de Maverick Viñales y de Jorge Lorenzo, en Moto3 y MotoGP.

La acción que ha marcado la carrera se ha producido a tres vueltas para el final. Mandaba Iannone por delante de Luthi, a Márquez le patinó la moto y Pol Espargaró intentó meterse por el interior de la curva. Rectificó el piloto de Cervera, no vio a Espargaró y éste se fue al suelo.

Después de la carrera, entregados los premios a Iannone, Luthi y a Márquez, la dirección decidió abrir una investigación. Tres horas después, ha decidido sancionar a Márquez con un minuto, por lo que pierde su lugar en el podio, los puntos sumados y Esteve Rabat se convertía en el tercer clasificado.

La de Moto2 fue una carrera de cuatro pilotos desde el principio. Iannone llevó la iniciativa, Márquez intentó escaparse sin éxito en un par de ocasiones y Luthi se sentía fuerte. Quien más sufrió fue Espargaró, que perdió el contacto con el trío de cabeza en más de una ocasión, pero que a la hora de la verdad estaba en buena disposición.

Iannone y Márquez aprovecharon la frenada de final de la recta principal para alternarse en cabeza. Por detrás Luthi y Espargaró. Bastante más atrás un grupo con Redding, Aegerter, Elías, Rabat, Corsi, Nagakami y Kallio.

A falta de siete vueltas para el final Esteve Rabat se escapó del grupo y Elías había perdido toda opción al sufrir una caída. A Pol Espargaró su estrategia de espera le dio resultado y ya estaba en disposición de luchar por el podio.

Pero a tres vueltas para el final, con Luthi persiguiendo a Iannone y Márquez al suizo, al piloto de Cervera se le fue la moto, rectificó la trayectoria, Pol Espargaró vio un hueco por el interior, intentó un adelantamiento, pero Márquez se rehizo y no vio la llegada del piloto del Pons 40 HP Tuenti que se fue al suelo.

Sin Espargaró en juego y con Márquez descolgado, a partir de ese momento la carrera se convirtió en un duelo entre Iannone y Luthi por la victoria, Márquez sabía que sería tercero y Rabat se había encontrado con una buena cuarta posición. Después todo cambió en los despachos.

Viñales, Iannone, Luthi y Lorenzo fueron los protagonistas de la sesión. En Moto GP, el mallorquín demostró que está a un nivel superior y dio un recital para imponerse sobre Dani Pedrosa y aprovecharse de la cuarta plaza de Casey Stoner (Honda), superado por Andrea Dovizioso (Yamaha), para abrir hueco en el Mundial.

Lorenzo, que llegó con ocho puntos de ventaja sobre el australiano, se irá de Montmeló con 20, pero sobre todo con la sensación de que es muy superior a sus rivales.

Fue una carrera muy táctica, con pocos adelantamientos. Al mallorquín todo le salió bien. Ganó, aumentó su diferencia al frente de la clasificación sobre Stoner (de ocho a veinte) y disfrutó de un triunfo en casa ante la atenta mirada de Hiroyuki Yanagi, el máximo responsable de Yamaha. Ahora que parece que se ha abierto el mercado para la próxima temporada, todas los equipos quieren estar en 'pole position'.

Y en Moto3, Maverick Viñales (FTR Honda) seguramente ha firmado una de las victorias más fáciles de su carrera, el día en el que Álex Márquez, el hermano de Márquez, tuvo sus minutos de gloria y el alemán Sandro Cortese dio muestras de su solvencia para mantener el liderato de la categoría.

En la vuelta once de las 22 de las que constaba la carrera, Viñales se encontró en cabeza y con Álex Márquez (Suter Honda) emergiendo desde la parte trasera de un numeroso grupo para sorprender a los favoritos.

En la lucha por el podio, Cortese no falló y fue segundo, con lo que mantiene el liderato del Mundial, ahora con sólo siete puntos de ventaja sobre Maverick. La tercera plaza fue para el portugués Miguel Oliveira, mientras que Álex Márquez fue sexto, por delante de Héctor Faubel.

Sin tiempo para digerir la quinta prueba del Mundial, los equipos permanecerán en Montmeló, donde mañana realizarán una nueva sesión de entrenamientos.