Público
Público

Masivo despliegue militar en zonas de Beirut donde hubo disturbios

EFE

El Ejército libanés ha hecho hoy un despliegue masivo en las zonas conflictivas de Beirut, tras los incidentes del domingo que se cobraron la vida de siete personas, mientras otras 28 resultaron heridas.

Los soldados han establecido puntos de controles fijos y móviles y algunos se resguardan detrás de sacos de arena en previsión de cualquier incidente.

Protestas contra la carestía de la vida y los cortes de electricidad en el barrio de Chieh (de mayoría chií) degeneraron el domingo y se extendieron a zonas del este y sur del país y a un área cristiana.

Las cadenas de televisión muestran escenas de las zonas donde tuvieron lugar los disturbios y en muchos lugares parece un campo de batalla que recuerda los años de guerra civil.

Coches y negocios quemados, calles llenas de vidrios, piedras, hierro y otros objetos se ven desperdigados por las calles; sin embargo, la circulación es fluida quizás porque los colegios y universidades están cerrados por orden del primer ministro Fuad Siniora que decretó un "día de duelo nacional" por las víctimas de la víspera.

El grupo chií Hizbulá, mayoritario en la oposición libanesa, responsabilizó al Gobierno por los incidentes, e instó al Ejército a que identifique a los culpables, ya que considera que los disturbios comenzaron solo cuando los soldados llegaron a la zona de Chieh para dispersar a los manifestantes.

"Lo que sucedió es un gran crimen", afirmó el comunicado de Hizbulá, en el que se responsabiliza al Gobierno por "cada gota de sangre que se derrama".

También pidió que se le informe sobre "quien ordenó a los soldados a disparar", y si no fue así, identificar a los que dispararon.

Más noticias de Política y Sociedad