Público
Público

Max Hastings analiza la realidad asiática de la Segunda Guerra Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El historiador británico Max Hastings ha presentado hoy en Madrid su nuevo libro, "Némesis. La derrota del Japón, 1944-1945", en el que trata la parte asiática del conflicto como una realidad aparte dentro de la Segunda Guerra Mundial.

"Cometemos un gran error al hablar en singular de la Segunda Guerra Mundial, porque hubo muchas guerras", ha declarado el escritor, que ha emparentado esta obra sobre la guerra en Asia con su trabajo anterior, "Armagedon. La derrota de Alemania, 1944-1945".

Hastings (Londres, 1945), que dirigió el Daily Telegraph y el Evening Post antes de comenzar su carrera como escritor, mezcla en sus libros historia militar con experiencias humanas.

"Uno de mis privilegios -ha afirmado- es viajar y hablar con la gente que ha vivido estas historias, y tener una experiencia de contacto cara a cara con las personas".

Al igual que hace en "Némesis. La derrota del Japón, 1944-1945" (Memoria Crítica, 2005), el autor recurrió durante la charla de presentación a varios ejemplos para explicar el recuerdo de la sociedad japonesa sobre una guerra de la que "no han terminado de superar sus consecuencias".

Cuando investigaba para este nuevo libro, publicado en el Reino Unido hace seis meses, Hastings se entrevistó con varios pilotos kamikazes.

"En 2006, delante de un occidental y después de haber tenido una vida plena con familia e hijos, decían que sentían no haber muerto por el imperio", afirma.

Max Hastings fue corresponsal durante la guerra de las Malvinas. Su experiencia como periodista le ha valido para "entender cómo es estar en situaciones bajo fuego, aunque lo que yo vi -ha declarado- es mucho más pequeño que sobre lo que ahora escribo".

"Cuando has estado en una guerra y has visto lo que allí ocurre, uno se vuelve mucho más escéptico y cauteloso sobre el uso de la fuerza", ha confesado el británico.

Una de las lecciones que "Némesis. La derrota del Japón, 1944-1945" puede enseñar a los lectores es, según ha apuntado el escritor, "lo afortunados que somos respecto a nuestros antepasados".