Público
Público

El Met de Nueva York ultima su más ambiciosa exposición sobre Picasso

EFE

El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York (Met) presentó hoy su más ambiciosa exposición de Pablo Picasso, en la que por primera vez mostrará todas sus obras del pintor español, incluida una de la que el propio artista renegó.

"Picasso en el Met es el proyecto con que sueña un comisario: Teníamos el material en casa y era posible hacerlo. Es tremendamente emocionante cuando tienes tantas fuentes a las que acudir", aseguró hoy Gary Tinterow, presidente del Departamento de Arte del Siglo XIX, Moderno y Contemporáneo.

Tinterow presentó a la prensa una exposición que se podrá visitar del 27 de abril al 1 de agosto en el museo neoyorquino y que está compuesta de trescientas obras de Pablo Picasso (1881-1973).

La colección de Picasso del Met, labrada en los últimos sesenta años, es una de las más importantes del mundo, pues incluye 34 pinturas, 58 dibujos, 12 esculturas y cerámicas, y unos 200 grabados, de los que muchos jamás han sido mostrados por el museo.

Tampoco antes se había exhibido "Escena erótica", un cuadro más conocido como "La douleur", que se ha pasado los últimos 28 años en los sótanos del Met y del que el propio artista renegó en su día.

En este cuadro se ve a una mujer desnuda sentada sobre una cama y con la cabeza volcada sobre la entrepierna de un muchacho, vestido sólo con un suéter y recostado sobre una almohada.

"Los he hecho peores. Fue una broma entre amigos", dijo en su día Picasso (1881-1973) a su compañero Pierre Daix sobre esta obra, pintada en los primeros años de la década de 1900.

El Picasso más joven que se podrá ver es el del autorretrato que hizo cuando tan sólo tenía 18 años y al que tituló "Yo".

A partir de ahí, se ofrece un completo repaso de la obra de este polifacético artista con piezas tan emblemáticas como el retrato realizado en 1906 de la escritora estadounidense Gertrude Stein, cuya casa en París fue centro de reuniones de los protagonistas de los movimientos de vanguardia más influyentes de la época.

Esa fue la primera pintura de Picasso que compró el Met, en 1946, y a partir de entonces mostró un gran interés por este renombrado artista que le ha llevado a acumular hasta trescientas obras tanto a través de adquisiciones, como de donaciones de hasta 25 mecenas, entre ellos algunos pioneros del modernismo como Alfred Stieglitz y Scofield Thayer, y coleccionistas ilustres como Florene Schoenborn Senior y Klaus Perls, y Jacques y Natasha Gelman.

Como icono del comienzo de su época "Azul", el museo cuenta con "Arlequín sentado" (1901), así como con "En el Lapin Agile" (1905), en el que el artista se representa a sí mismo vestido como un melancólico arlequín sentado en una mesa del cabaret del mismo nombre que solía frecuentar en París.

Tinterow destacó la "excepcional elegancia de dibujos relativamente desconocidos a pesar de su importancia y número", entre ellos "Mujer de pie desnuda" (1910), una obra clave mostrada en la primera exposición de Picasso en Estados Unidos, en 1911.

Para la preparación de esta exposición "los organizadores examinaron cada obra con infrarrojos y unos de los grandes descubrimientos fue que debajo de algunas encontramos pinturas más tempranas", explicó.

"Sabíamos que era algo habitual en la obra de Picasso pero no éramos conscientes de que fuera algo tan extendido -explicó-. Una de ellas escondía tres obras acabadas, como si usara la tela como una pizarra y en vez borrar pintara encima. Encontramos pinturas perdidas, que sabíamos que existían porque estaban documentadas pero estaban desaparecidas".

Además, todos los marcos son nuevos porque, según Tinterow, "muchas de las obras que son regalos al museo llevaban marcos que encajaban con la decoración de los propietarios anteriores pero no con los deseos del pintor o incluso con la obra".

"Usamos moldes que sabíamos que Picasso había escogido para su obra. Teníamos documentación de la exposición que él mismo organizó en Zúrich en 1932 y recurrimos a fotografías de las instalaciones para hacer nuevos marcos", detalló este experto, quien destacó en declaraciones a Efe la coincidencia de que el MoMA de Nueva York también tenga una amplia exposición dedicada al artista español.

Al respecto, apuntó que "es la temporada de Picasso en Nueva York, pero no es accidental porque el MoMA tiene la colección más grande de Picasso en EE.UU. y nosotros tenemos la segunda".

Entre las obras que han recibido cuidados especiales en los últimos meses se encuentra "El actor", una pieza del periodo "Rosa" del artista español que resultó dañada en enero después de que una mujer se tropezara, cayera accidentalmente sobre él y rasgara el lienzo en su esquina inferior derecha.

Más noticias de Política y Sociedad