Público
Público

La milla del aficionado berlinesa, a rebosar tres horas antes del partido

EFE

La milla del aficionado de Berlín, el mayor espacio público de Europa para las retransmisiones deportivas, se puso a rebosar ya desde tres horas antes de la final entre España y Alemania, de tal forma que los servicios de seguridad cerraron sus accesos.

"No cabe ni una persona más, está todo el mundo muy apretado", comunicaron los organizadores, a eso de las 15.00 GMT.

El espacio, dotado con cuatro pantallas gigantes repartidas entre la Puerta de Brandeburgo y la Columna de la Victoria, esperaba recibir entre medio millón y un millón de personas.

Los accesos se abrieron a las 08.00 GMT y pocas horas después empezó a llenarse con gran rapidez, mientras en los escenarios se sucedían diversas actuaciones para entretener al personal.

Se trata del mismo espacio donde durante el Mundial de 2006 de Alemania se concentraron ya un millón de aficionados en cada uno de los partidos de la selección germana, entonces a las órdenes del técnico Jürgen Klinsmann.

La inmensa mayoría de los asistentes este domingo son hinchas alemanes, que ondean enormes banderas o se adornan con diversos símbolos de su selección, desde pelucas a todo tipo de disfraces.

Más noticias de Política y Sociedad