Público
Público

"Morante" advierte ahora que "el brindis fue para Madrid y para mi mismo"

EFE

La gran faena de José Antonio "Morante de la Puebla" hoy en Las Ventas, aunque el destinatario de la montera fue el cantante Alejandro Sanz, a juicio del protagonista, llevaba una carga mucho más grande en la dedicatoria, "pues era algo muy especial que quería brindarle a Madrid, incluso a mi mismo".

"Son de esas tardes en las que hay que hacer un esfuerzo grande, que termina valiendo mucho la pena, pues le tengo mucho que agradecer al público de esta plaza ya que cuando se hacen bien las cosas aquí 'se rompen' de verdad", enfatizó "Morante".

"Ha sido una faena muy emotiva y enrabietada. Y a pesar del viento y del agua, he disfrutado mucho. Me hubiera gustado haber podido sentir más la faena en los medios, pero ahí me hubiera perjudicado mucho el viento. Por eso he tenido que llevarlo a terrenos más 'tapados', donde quizás no eran los mejores para el toro, que tenía bravura. Pero tal y como iba la tarde era el sitio más cómodo para hacer bien las cosas", concluyó.

"El Juli", quien se quedó muy cerca de un triunfo abortado por la espada, se lamentó precisamente de eso. "Ha sido una pena", dijo. Y respecto al juego de sus toros explicó que "el primero fue muy deslucido, por arriba remataba dando tornillazos y por abajo se caía, un toro muy bonito de hechuras pero en cuanto a comportamiento no era toro para esta plaza. Y el quinto también ha sido muy complicado, nunca acabó de entregarse y sobre todo punteaba mucho en la muleta, quizás por no haberlo picado mucho".

José María Manzanares opinó que "la lluvia suele traer triunfos que en mi caso hoy no se han dado. Desde luego yo prefiero el agua al viento".

Y de sus toros advirtió Manzanares que "el primero no tuvo ritmo alguno, pegando muchos cabezazos y con querencia a los adentros. Todo proyecto de faena era muy complicado. Y si lo he intentado ha sido para que la gente lo viera. Mientras que al último le ha faltado un pelín de 'motor' para hacer el toreo que me gusta. Si hubiese aguantado las series enteras, hubiera sido otra cosa, pues al final le tenía que dar dos, tres a lo sumo, y el de pecho, para que no se viniera abajo".

Manzanares se marchó invocando la fecha del día 4 de junio, su segundo compromiso en esta plaza. "A ver si Dios quiere", enfatizó.

Protagonista también de la tarde, el ganadero titular, Victoriano del Río, reconocía que en su corrida "ha habido de todo. Concretamente para mí han sido tres y tres, los buenos y los malos. Y posiblemente el cuarto ha sido el mejor".

Más noticias de Política y Sociedad