Público
Público

Mueren cinco personas más debido a la ola de violencia que sacude Karachi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos cinco personas murieron hoy a causa de una ola de violencia de carácter sectario y étnico que sacude desde el sábado Karachi, principal metrópoli comercial de Pakistán, informaron fuentes policiales

Según esta fuentes, citadas por medios locales, los asesinatos -efectuados en su mayoría de manera selectiva a punta de pistola- se registraron en distintos puntos del oeste, norte y centro de la citada ciudad portuaria, capital de la provincia meridional de Sindh.

Entre los muertos se encuentra el clérigo islámico Qari Mohamed Imran, que falleció después de recibir un disparo en el área de Nishtar Road y cuyo asesinato provocó numerosos disturbios en la zona.

La policía metropolitana ha arrestado en las últimas 24 horas a 91 personas supuestamente relacionadas con los más de 35 asesinatos que se han producido desde el sábado en la ciudad.

El primer ministro paquistaní, Rajá Pervez Ashraf, mostró este miércoles su "gran preocupación" ante la ola de violencia que padece Karachi y aseguró que diversos "malhechores" tratan de propagar la "lucha sectaria" en la ciudad.

"Somos conscientes del hecho de que el extremismo, la intolerancia, la violencia sectaria y el terrorismo suponen una seria amenazada para la soberanía, seguridad y cohesión nacional", afirmó el primer ministro paquistaní en un comunicado.

En este sentido, Ashraf remarcó que el Ejecutivo central aportará la ayuda necesaria al Gobierno provincial y urgió a los habitantes de Karachi a mantenerse vigilantes ante cualquier actividad delictiva y a los clérigos a que colaboren para llevar la paz a la ciudad.

Karachi es, con más de 18 millones de habitantes, la urbe más poblada y cosmopolita de Pakistán pues alberga a gente que procede de todas las provincias del país, y ostenta unos índices muy elevados de delincuencia.

Los disturbios étnicos, ligados al apoyo de los distintos grupos a partidos políticos que aspiran con incrementar su influencia en la ciudad, suceden desde hace décadas y en los últimos años su frecuencia ha aumentado.

En la actualidad, estos choques tienen como principales protagonistas a los pastunes -etnia propia del noroeste del país y de la que se nutren los talibanes- y los mohayirs, que son hablantes de lengua urdu cuyas familias emigraron de la India con la partición del subcontinente, en 1947.

Este crisol étnico tiene su traslación al ámbito religioso, ya que Karachi cuenta con un gran número de fieles chíies, que han sido objeto de frecuentes atentados en el pasado, y al tiempo es feudo de infinidad de escuelas coránicas ultraortodoxas suníes.

Más noticias en Política y Sociedad