Público
Público

Los nacionalistas celebrarán el Aberri Eguna divididos y en la oposición

EFE

Los partidos nacionalistas vascos celebrarán este domingo el Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca) divididos y por primera vez todos ellos en la oposición al primer Gobierno Vasco íntegramente socialista.

El PNV, fiel a su tradición, celebrará un acto político a mediodía en la Plaza Nueva de Bilbao, con el lema "Construyendo Euskadi, Euskadi Eraikitzen", y, esta vez, sin el colofón de la intervención de un lehendakari.

El pasado año Juan José Ibarretxe participó en el Aberri Eguna de la formación nacionalista como lehendakari en funciones, conocedor ya de que abandonaría Ajuria Enea, pero antes de que su sucesor, el socialista Patxi López, tomara posesión del cargo.

Sin embargo, este año la bicefalia tradicional del PNV, que siempre ha repartido el protagonismo en sus actos centrales entre el lehendakari de turno y el presidente del partido, no se plasmará en el escenario de la Plaza Nueva, donde la pauta la marcará únicamente Iñigo Urkullu.

Mientras, entre Irun y Hendaia (Francia), justo en la frontera, la colaboración entre la izquierda abertzale y Eusko Alkartasuna se visualizará en el evento convocado por la red Independentistak, una plataforma integrada por ciudadanos que trabajan por la independencia del País Vasco, según afirman, "al margen de siglas" políticas.

Esta convocatoria sustituye a la celebración -calcada en cuanto a su desarrollo- organizada en los tres últimos años por el Foro de Debate Nacional.

La apuesta de la izquierda abertzale y EA por la unidad de acción se evidenciará en este Aberri Eguna, ya que ambos se han concentrado en este llamamiento y han renunciado a organizar sus propios actos partidistas, como el que EA ha venido celebrando en los últimos años en Gernika (Vizcaya), aunque este partido sí llevará a cabo su tradicional comida de hermandad en Oiartzun (Guipúzcoa).

El acto de la red Independentistak contará con la presencia de una delegación de Aralar que este año, sin embargo, ha apostado por su alianza con los nacionalistas democráticos del País Vasco francés, el partido Abertzaleen Batasuna (AB), para celebrar este Aberri Eguna.

Ambas fuerzas, que se desvincularon de la izquierda abertzale "oficial" durante el proceso de constitución de la ilegalizada Batasuna por su desacuerdo con el apoyo a la violencia de ETA, compartirán escenario en la localidad vascofrancesa de Urruña, muy próxima a la frontera de Irun.

Contra la tradición, Aralar y AB se han concentrado este el sábado en un acto en el que han comunicado a la sociedad un manifiesto que defiende el derecho a decidir y pide a ETA que abandone unilateralmente la violencia.

La variedad de celebraciones de las distintas sensibilidades del nacionalismo se ha incrementado este año con la irrupción de Hamaikabat, el partido escindido de Eusko Alkartasuna, que se enfrenta a su primer Aberri Eguna, que será "on-line".

El partido liderado por Iñaki Galdos, que aboga por la colaboración con el PNV y se muestra crítico con el acercamiento de EA hacia la izquierda abertzale, y tiene previsto difundir el domingo en su página web un manifiesto y un vídeo.