Público
Público

Nadal despierta sospechas, y Ferrero, ponen cuatro españoles en octavos

EFE

El estado físico de Rafael Nadal volvió a desenterrar las peores sospechas durante el duelo ante su compatriota Nicolás Almagro, que el balear ganó (7-5, 6-4 y 6-4) para avanzar a los octavos de final del Abierto de EE.UU. Unidos que también alcanzó Juan Carlos Ferrero ante el francés Gilles Simon, que se retiró cuando perdía por 1-6, 6-4, 7-6 (5) y 1-0.

Ya son cuatro los españoles en la cuarta ronda del último Grand Slam del curso. Nadal y Ferrero acompañan a Fernando Verdasco y Tommy Robredo, que sobrepasaron el tercer corte el sábado. La situación iguala el récord fijado hace dos años. Con cuatro tenistas de la Armada incluidos entre los dieciséis aspirantes.

Nadal reclamó al fisioterapeuta de la ATP y las alarmas saltaron en el Arthur Ashe Stadium. El otrora número uno del mundo ganaba con cierta solvencia. Pero sin jugar bien. Con dificultades con el servicio y los movimientos ralentizados.

Michal Novotni trató el abdomen del jugador español. Salieron a la luz de nuevo las inconveniencias que condicionaron el saque de Nadal en el Masters 1000 de Cincinnatti.

Nadal salió al paso de la tercera ronda con mala cara y síntomas de preocupación. Aunque remiso con la dolencia. "Ha sido un partido con altibajos, difícil de ganar, pero importante para sacar adelante. Cuando se vuelve de una lesión siempre tienes motivaciones y más en un torneo como este con tantas cosas especiales", explicó sobre la pista.

Almagro también fue atendido sobre la pista. Al mismo tiempo. Pero de la espalda. "Quería llevar a Nadal al límite pero también yo estaba al límite. No creo que tenga que estar frustrado. Estoy contento con el juego y prefiero pensar con optimismo", apuntó el jugador murciano.

Nadal, al que le esperan jornadas de recuperación y puesta a punto, se enfrentará en octavos de final contra el ganador del choque entre el francés Gael Monfils y el argentino José Acasuso.

Ferrero redondeó la jornada española, con cuatro representantes en octavos de final. Está de vuelta el valenciano, que no llegaba tan lejos en Estados Unidos desde que disputó la final en el año 2003.

Gilles Simon abandonó en el cuarto parcial. Pero para entonces, Ferrero ya le había puesto el partido cuesta arriba (1-6, 6-4, 7-6(5) y 1-0. El tenista galo, que buscaba los primeros octavos de final, por primera vez en su carrera, en el último Grand Slam del curso, justificó su retirada por dolencias en la rodilla izquierda, de la que fue atendido en la pista, en dos ocasiones, por el médico del torneo.

El adiós de Simon, que había perdido con Ferrero en la única ocasión en la que habían coincidido, en el pasado torneo de Wimbledon, permitió al valenciano quemar una etapa más en el recorrido hacia las alturas del circuito. En el año del reencuentro con el alto nivel competitivo, con los cuartos que logró el Wimbledon, su despegue en la clasificación mundial y la conquista de éxitos, como el de Casablanca seis años después, el que fuera número uno del mundo vuelve a hacerse notar en Flushing Meadows.

Ferrero se enfrentará en octavos de final al ganador del choque entre el argentino Juan Martín del Potro, sexto favorito, y el austríaco Daniel Koellerer.

El chileno Fernando González también se aseguró un puesto entre los dieciséis mejores. La raqueta de Santiago, que sostenido en el buen saque transitó sin excesivos sobresaltos por el compromiso, se arrima a su mejor papel en el último Grand Slam del curso, fijado en los cuartos de final que alcanzó en el 2002. Superó al checo Tomas Berdych, con el que había perdido los últimos tres partidos, por 7-5, 6-4 y 6-4.

En el cuadro femenino, la vigente campeona, la estadounidense Serena Williams, se convirtió en la primera cuartofinalista del torneo tras barrer a la eslovaca Daniela Hantuchova. Además, la china Na Li superó a la italiana Francesca Schiavonne por 6-2 y 6-3.

Más noticias