Público
Público

La nueva ley de Defensa de EEUU permitiría pagos a talibanes

Reuters

La nueva ley de Defensa que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ratificará el miércoles contiene una nueva cláusula que permitirá el pago a los talibanes que renuncien a combatir, dijo el martes el presidente del Comité del Senado sobre Servicios Armados, Carl Levin.

Esta cláusula establece un programa en Afganistán similar al que se ha usado en Irak, con el que antiguos combatientes fueron reintegrados en la sociedad iraquí, declaró Levin a Reuters.

Estas declaraciones llegan cuando octubre se ha convertido ya en el mes más sangriento para las tropas estadounidenses en Afganistán desde el principio de la guerra en noviembre de 2001, según responsables del Pentágono.

Obama tiene previsto firmar el miércoles la ley que permitirá las operaciones del Pentágono para el año fiscal 2010, dijo la Casa Blanca.

Llegar a los talibanes moderados es una parte del plan de su Gobierno para intentar cambiar el rumbo de una guerra que se prolonga desde hace ocho años. Levin también ha defendido intentar convencer a los talibanes de que cambien de bando atrayéndoles con empleos y una amnistía.

Los combatientes afganos que renunciasen a la insurgencia serían pagados "sobre todo para la protección de sus pueblos y localidades", explicó Levin. Se trataría "lo mismo que los hijos de Irak", afirmó, refiriéndose al programa que según los mandos estadounidenses en Irak les ayudó a cambiar el rumbo de una guerra que iban perdiendo.

"Hay 90.000 iraquíes que cambiaron de bando y que están implicados en proteger sus pueblos contra los ataques y la violencia", afirmó.

La ley no especifica la cantidad que se destinaría para la reintegración de los combatientes afganos.

MES SANGRIENTO

Al mismo tiempo, Obama está estudiando si aumentar el número de soldados destinados en Afganistán. El viernes se reunirá con el almirante Mike Mullen, presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, dijo la Casa Blanca.

Mientras, sobre el terreno, la muerte de ocho soldados en varios ataques el martes lleva el total de muertes de este mes a 53, dos más que el anterior récord, en agosto de este mismo año, según las autoridades.

A pocas semanas de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales afganas, varios soldados resultaron heridos también en "múltiples complejos ataques (con bomba)", al día siguiente de que 11 soldados norteamericanos murieran en diferentes incidentes al estrellarse los helicópteros en los que iban.

La insurgencia talibán, que se encuentra en su nivel más fuerte desde noviembre de 2001, cuando la invasión liderada por Estados Unidos derrocó el régimen talibán.

Los esfuerzos dirigidos por EEUU para estabilizar el país se han visto aún más enmarañados por semanas de tensión política tras las elecciones presidenciales, socavadas por un fraude generalizado en favor del presidente, Hamid Karzai, lo que ha forzado que se celebre una segunda ronda, prevista para el 7 de noviembre.

El martes, la campaña de Karzai dijo que la segunda vuelta debe llevarse a cabo aunque se retire su rival, Abdulá Abdulá. El presidente afgano aceptó la semana pasada celebrar la segunda vuelta en medio de una intensa presión internacional, después de que una investigación por fraude apoyada por la ONU anulara una gran parte de los votos que recibió en los comicios del 20 de agosto.

Desatando la especulación de que pudiera retirarse de la carrera electoral, Abdulá, ex ministro de Asuntos Exteriores de Karzai, estableció una serie de condiciones que fueron rechazadas inmediatamente por la campaña del presidente.

Más noticias