Público
Público

Nueva Rumasa pide a las fincas ganaderas productoras de cuajada que aporten leche

EFE

Nueva Rumasa, que desde el 1 de julio explota la factoría de queso fundido de Mahón tras comprarla a Kraft Foods, ha solicitado a las 17 fincas ganaderas de Menorca que a día de hoy le suministran cuajada como materia prima que pasen producir leche.

Según ha explicado a EFE el economista Fernando Rodríguez, director de la fábrica de queso fundido situada en el Polígono Industrial de Mahón, "vamos a seguir comprando materia prima a las explotaciones de la isla, pero para ser competitivos tenemos que pagar precios de mercado".

Rodríguez ha añadido que "si los payeses comparten este planteamiento y ajustan los precios, estamos dispuestos incluso a comprar el doble; las razones de mercado se acaban imponiendo y debemos ser competitivos".

La antigua fábrica de El Caserío, adquirida por Kraft Foods el 1992, y este año por Nueva Rumasa, ha pasado denominarse Quesería Menorquina. Las 17 fincas que hoy suministran cuajada a esta fábrica cuentan con una cuota láctea asignada por el Ministerio de Agricultura de unos quince millones de litros.

Propietarios y payeses ya han manifestado su preocupación porque deberán acometer una costosa inversión, con un precio medio de unos 36.000 euros para la instalación de tanques refrigeradores de leche, y porque la tasa de conversión, al dejar de elaborar cuajada para producir leche líquida.

Esta modificación implicará una reducción de la producción de en torno a un 40 por ciento, según ha explicado a EFE el presidente de Agrena (Agropecuaria y Recursos Naturales de Menorca), Pau Bosch, aparcero de la finca S'Almudaina de Ciudadela.

Fernando Rodríguez ha declarado que "el objetivo prioritario de Nueva Rumasa, tras haberse hecho de la fábrica de queso fundido de Menorca, consiste en promover el relanzamiento de las marcas Tranchettes, Santé y Quesilete sin renunciar en ningún momento a la recuperación de la marca El Caserío para Menorca".

También ha destacado "el mantenimiento de los puestos de trabajo en la fábrica, lo que ha sido corroborado durante los tres meses desde que compró la propiedad de la planta con el incremento de la plantilla en un diez por ciento".

Según el director de la planta "la defensa del empleo de Quesería Menorquina se basa en la competitividad de la fábrica, por lo que la materia prima de la que se abastezca debe estar en consonancia en todo momento con la realidad del mercado en el que se sitúa la empresa".

Más noticias