Público
Público

Nuevas pruebas de la relación entre la diabetes y el Parkinson

Reuters

Un nuevo estudio sugiere quelos diabéticos serían más propensos a desarrollar el mal deParkinson, en especial los más jóvenes.

Los resultados, publicados en la revista Diabetes Care, sesuman a las pruebas que asocian la diabetes con el Parkinson.

Un estudio reciente reveló que los adultos diabéticos deEstados Unidos corren más riesgo de desarrollar Parkinson en 15años que los no diabéticos.

Sin embargo, ningún estudio probó que la diabetes genere elParkinson. Los expertos opinan que es posible que ambasenfermedades tengan causas comunes.

En el nuevo estudio, un equipo de Dinamarca comparó a unos2.000 adultos con Parkinson con unas 10.000 personas de lamisma edad pero sin la enfermedad (grupo de control).

El 6,5 por ciento de las personas con Parkinson teníadiabetes desde hacía por lo menos dos años antes deldiagnóstico del trastorno del movimiento. En el grupo decontrol, sólo el 5 por ciento tenía diabetes dos años antes delnuevo diagnóstico.

Los autores hallaron que tener diabetes estaba asociado conun tercio más de riesgo de desarrollar Parkinson, trasconsiderar la edad, el sexo y el diagnóstico previo deenfisema, que reduciría el riesgo de padecer Parkinson pormotivos que aun se desconocen.

La diabetes estuvo asociada con un aumento del riesgo dedesarrollar Parkinson especialmente antes de los 60 años, quees la edad promedio al momento del diagnóstico.

El equipo de la doctora Eva Schernhammer, de la Escuela deMedicina de Harvard, ignora los motivos, pero sostiene que, porahora, la explicación "más probable" sería que la diabetes y elParkinson comparten disparadores biológicos, como lainflamación sistémica de bajo grado y una susceptibilidadgenética común.

Pero aun cuando los diabéticos tengan un riesgorelativamente mayor de desarrollar Parkinson, eso no quieredecir que corran un riesgo muy alto.

En un estudio reciente de Estados Unidos sobre casi 289.000adultos mayores que desarrollaron Parkinson, el 0,8 por cientotenía diabetes y el 0,5 por ciento no tenía diabetes.

Los autores opinan que se necesitan más estudios paracomprender por qué la diabetes está asociada con un mayorriesgo de desarrollar Parkinson y si se puede hacer algo paraprevenirlo.

Es posible, señalan, que algún componente de la diabetes,como el problema de la regulación de la insulina, facilite laaparición del Parkinson. Pero aun debe probarse.

FUENTE: Diabetes Care, online 16 de marzo del 2011

Más noticias de Política y Sociedad