Público
Público

La oposición tailandesa, a la defensiva tras asaltar un hospital

Reuters

Opositores al Gobierno tailandés pidieron disculpas el viernes, un día después de que un torpe asalto a un hospital generara dudas respecto a si el movimiento está perdiendo la dirección en una crisis de dos meses que ha provocado la muerte de 27 personas.

Líderes de los manifestantes se disculparon después de que más de 200 "camisas rojas" entraron a la fuerza al hospital universitario de Chulalongkorn durante las últimas horas del jueves para buscar a soldados a los que acusaron de preparar un ataque, obligando al hospital a evacuar a algunos pacientes.

No encontraron a ninguno y se marcharon tras estar una hora revisando los terrenos, vestíbulos y aparcamientos, algunos llevando palos de madera.

"Realmente nos disculpamos. Eso no debió ocurrir y no lo aprobamos", dijo Weng Tojirakarn, un líder de los manifestantes.

Weng reconoció que algunos "camisas rojas" tienen una "actitud de vaquero" que representa un problema para la imagen del movimiento, que ya está intentando conseguir el apoyo de la clase media de Bangkok.

Más tarde, opositores despejaron parte del camino frente al hospital para permitir el acceso de ambulancias y pacientes y estaban levantando una nueva barricada con neumáticos y palos de bambú en otro lado del camino.

También estaban utilizando fardos de alambres de púa, que hasta ahora era lo que las fuerzas de seguridad han utilizado como barreras.

Este fue el segundo revés en una semana para miles de partidarios del derrocado ex primer ministro Thaksin Shinawatra después de que fuerzas de seguridad evitaran el miércoles las marchas planeadas fuera de su campamento fortificado de tres kilómetros cuadrados en un exclusivo distrito comercial de Bangkok.

El campamento de "camisas rojas", que en su mayoría corresponden a habitantes de zonas rurales o de escasos recursos económicos, forzó el cierre de importantes tiendas y hoteles.

El ministro de Finanzas, Korn Chatikavanij, estimó que si esta situación se prolonga todo el año, podría llevar a una reducción de dos puntos porcentuales de la tasa de crecimiento de Tailandia.

A pesar de que la bolsa de valores del país, la segunda mayor del sudeste asiático, mostraba confianza, reconoció que los inversores extranjeros se han vuelto cautelosos, vendiendo 264 millones de dólares en acciones durante los últimos 6 días hábiles.

Más noticias de Política y Sociedad