Público
Público

Oracle se queda con Sun por 5.700 millones

IBM ve nacer un rival tras rechazar la compra del creador de Java

 

A.T./AGENCIAS

En El curioso caso de Benjamin Button, el protagonista que encarna Brad Pitt defiende que las oportunidades marcan la vida incluso cuando se dejan pasar. Algo así debió pensar ayer IBM al enterarse de que Oracle ha cerrado la operación que ellos no ataron por miedo a la reacción de las autoridades de competencia: la compra de Sun Microsystems. Oracle pagará 7.400 millones de dólares (5.700 millones de euros) por hacerse con la compañía propietaria del lenguaje Java.

Ahora IBM, que se negó a subir de 9,4 euros por acción su última oferta por Sun, ve cómo el segundo mayor fabricante de software se hace con ella por 9,5 euros por título, con una prima del 42% sobre el precio del viernes. El resultado es el nacimiento de un rival que unificará su software con el negocio de servidores y ordenadores de Sun. No hace ni seis meses que Oracle anunciaba su primera oferta de hardware: un ordenador Hewlett Packard con software de Oracle en sus tripas. Ahora ya tiene su propio fabricante de máquinas para su negocio de software preinstalado.

Complementariedad

Además, el lenguaje Java, que ya utilizan 800 millones de ordenadores y 2.100 millones de móviles; y el sistema operativo Solaris, desarrollados por Sun, son la base sobre la que trabaja Middleware, el programa de almacenamiento de datos que se ha convertido en el negocio de mayor crecimiento de Oracle.

La previsión es que Sun aporte 1.500 millones de dólares de beneficio desde el primer año. Para eso, Oracle reconoce que tiene que convertir a Sun en una compañía más eficiente (perdió 1.900 millones de dólares en el último año pese a ingresar 13.300 millones).

Oracle ha cerrado 52 compras desde 2005, incluidos Peoplesoft y BEA Systems. El grupo cuenta con 84.000 empleados a los los que se sumarán los 33.500 de Sun (1.540 entre ambas en España). Ninguna de las compañías quiso desvelar ayer los planes sobre la plantilla.

Otra prueba de que podría empezar a animarse el mercado de fusiones la dio ayer la farmacéutica GlaxoSmithKline al acordar la compra de los laboratorios Stiefel por 3.600 millones de dólares.

 

Más noticias de Política y Sociedad