Público
Público

Los países del Índico se preparan para prevenir el desastre de un tsunami

EFE

Un total de 18 países bañados por el Océano Indico probaron hoy el sistema de alerta de tsunami con la finalidad de conocer su eficacia para prevenir la pérdida de vidas humanas y otra catástrofe como la ocurrida hace casi cinco años.

El simulacro organizado por Naciones Unidas pretendía reproducir el tsunami del 26 de diciembre de 2004, que causó unos 226.000 muertos en una docena de países y llevó a que sus gobiernos se plantearan la necesidad de contar con un sistema conjunto de alerta.

Aquel día, un seísmo de 9,1 grados en la escala abierta de Richter, con epicentro cerca de la costa norte de la isla de Sumatra, generó un enorme tsunami y el Centro de Alertas de Hawai, en el Océano Pacifico, advirtió del peligro a Indonesia, Tailandia y a otras naciones, pero su mensaje llegó tarde o pasó desapercibido.

Casi cinco años después de aquella tragedia que ha marcado para siempre las vidas de la gente que reside en las costas bañadas por el Índico, el centro de Hawai y la Agencia de Meteorología de Japón, país que ha financiado parte del dispositivo, emitieron falsos boletines de aviso de tsunami a los centros de alerta de cada uno de los países que participaron en el ejercicio.

En la creación del sistema de alerta de tsunami, que consta de boyas marinas con sensores que detectan la formación de olas y sirenas en las costas, se han invertido unos 150 millones de dólares, de acuerdo a la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

"Todo depende de lo rápido que se disemine la información a nivel de gobierno local, entre las autoridades y finalmente a aquella gente que vive en las áreas amenazadas", explicó Horst Letz, sismólogo y asesor técnico de la prueba.

Sin embargo algunos expertos cuestionan la eficacia de éste y otros sistemas de alerta, especialmente en aquellos casos en los que exista un corto espacio de tiempo para emitir el aviso antes de que el tsunami alcance la costa, y teniendo en cuenta que las olas de ese tamaño, que llegan alcanzar los 10 metros de altura, se mueven a una velocidad de hasta 1.000 kilómetros por hora.

En las turísticas localidades de la costa noroeste de Tailandia, donde perdieron la vida 5.400 personas, se declaró a primeras horas de la mañana la alerta "dos", la que precede a la evacuación.

"Hemos comprobado que las comunicaciones funcionan bien y que hay coordinación entre los departamentos que deben responder en el caso de alerta", indicó Jamrab Chutap, subdirectora del Centro Tailandés de Alerta de Desastre.

Al norte de Sumatra, la zona más destruida por el tsumami de 2004 y donde murieron unas 170.000 personas, las sirenas instaladas en las aldeas sonaron para dar la alerta, al mismo tiempo que por medio de los sistemas de megafonía de las mezquitas se dieron a los residentes instrucciones de dirigirse a zona segura.

En Sri Lanka, donde unas 30.000 personas perdieron la vida a causa del tsunami de 2004, las autoridades evacuaron a un millar de personas de dos aldeas hasta lugares seguros, en menos de una hora, indicó el director del Centro Nacional para la Gestión de Desastres, Gamini Hettiarachhi.

En la prueba del sistema participaron también los centros de alerta de Australia, Bangladesh, Birmania, India, Kenia, Madagascar, Malasia, Maldivas, Mauricio, Mozambique, Omán, Pakistán, Seychelles, Singapur, Tanzania y Timor Oriental.

El ejercicio se llevó a cabo dos semanas después de que un tsunami causará cerca de dos centenares de muertos en las islas Samoa y en Tonga, en el Océano Pacífico, que dispone de su propio sistema de alerta desde 1965.

"La preparación en Samoa, en donde desde 2007 se han realizado dos simulacros de tsunami con evacuación incluida, evitó muchas más muertes", aseguró Laura Kong, del centro de alertas de Hawai.

Más noticias de Política y Sociedad