Público
Público

Un panda cachondo y con barba anda suelto

El actor Jack Black pone voz al oso de la película de animación ‘Kung Fu Panda’

ROSA GAMAZO

Rechoncho y con cara de chiste, Jack Black no es tan gracioso al natural como en sus películas. Da la impresión de ser tímido y habla a un ritmo pausado, todo lo contrario a sus personajes donde derrocha energía, histrionismo.

Ahora da vida y voz a un panda mofletudo llamado Po, que se parece a él: "Es infantil como yo y tenemos el mismo físico. Por eso fue diseñado pensando en mí", dijo a Público Jack Black. El actor se refiere a Kung Fu Panda, la última película de animación de Dreamworks, que es un bombazo taquillero en EEUU, y que en España se estrena el 11 de julio.

Tal para cual

Tanto hay de Jack Black en Po, que muchos de los gestos y facciones del actor están en el oso panda. De Po, Jack dice: "Es un personajillo muy gracioso. Tiene el sueño de convertirse en un maestro del Kung Fu y en el fondo es un niño grande que trabaja con su padre en un restaurante de noodles. Como actor cómico, un personaje así me da mucho".

No es la primera vez que Black se enfrenta a un doblaje de una película de animación: "Trabajé con Jeff Katzenberg en la película Shark´s Tale. Mi personaje era muy distinto a mí. Cuando me Jeff me ofreció interpretar a Po en Kung Fu Panda me dijo que quería que fuera como soy yo en la realidad".

Con más de 40 películas a sus anchas espaldas, y sin ser el prototipo de actor de Hollywood, a Black se lo rifan y ya no sólo para interpretar a personajes cómicos. Lo ha hecho con el melodrama del director neoyorkino Noah Baumbach, con quien estrenó la semana pasada Margot y la boda.

Libertad creativa

Black, que además de actor es líder de la banda de mockrock Tenacious D, dice que por encima de todo se queda con la animación. ¿Por qué razón? "Tal vez sea porque de pequeño hacía flip books continuamente", los caminos de la creatividad son infinitos.

"Para un actor es mucho más fácil trabajar en una animación. No llevas ni maquillaje y sólo trabajas una vez al mes durante unas cuatro o cinco horas y echas tu imaginación a volar. En la películas normales no hacen más que meterte prisa. En animación puedes repetir todo lo que quieras. Es una maravilla parar e improvisar tanto",
cuenta.

Jack Black, que estuvo ayer junto a Dustin Hoffman en Madrid, dijo que el actor de El graduado ha sido "un
auténtico maestro" para él.

Más noticias de Política y Sociedad