Público
Público

El Papa apela en Navidad a la paz en Tierra Santa

Reuters

El Papa Benedicto XVI dijo el jueves que esperaba que la Navidad llevara la esperanza a quienes sufren por la guerra, el terrorismo, la injusticia y la pobreza, y apeló por la paz en Tierra Santa.

En su bendición "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo), el Papa también tuvo palabras para quienes temen por el futuro, incluidas las naciones más ricas del mundo, que se han visto duramente afectadas por la crisis económica mundial.

"En todos estos lugares, que la luz de la Navidad brille y aliente a todos a poner su parte en un espíritu de auténtica solidaridad", dijo desde el balcón de la basílica de San Pedro a decenas de miles de personas.

"Si la gente mira sólo su propio interés, nuestro mundo se irá a pique, sin duda", añadió.

Benedicto XVI tiene prevista una visita a Tierra Santa en 2009, con posibles estancias en Israel y los territorios palestinos.

El pontífice espera que la región, asolada de nuevo por la violencia tras el fin de la tregua entre Israel y las facciones palestinas lideradas por Hamás, pueda volver a la senda de la paz.

"Que la luz divina de Belén irradie sobre Tierra Santa, donde el horizonte parece, una vez más, lóbrego para israelíes y palestinos", dijo Benedicto XVI, condenando "la retorcida lógica de conflicto y violencia".

"Que se irradie por Líbano, Irak y todo Oriente Próximo", añadió.

El Papa, que celebra la cuarta Navidad de su pontificado, también lamentó los graves problemas de Zimbabue, donde una epidemia de cólera ha matado a más de 1.100 personas y la hiperinflación se dobla cada día.

Añadió que el pueblo de Zimbabue estaba "atrapado desde hace mucho tiempo en una crisis política y social que, desgraciadamente, sigue empeorando".

También se refirió a la violencia en la República Democrática del Congo y Darfur, además del "interminable sufrimiento" de Somalia.

ABUSOS A NIÑOS

En la tradicional Misa del Gallo, el Papa pidió el fin de los abusos a los niños en todas las formas.

"Pensemos por tanto en esta noche de modo particular también en aquellos niños a los que se les niega el amor de los padres. A los niños de la calle que no tienen el don de un hogar doméstico. A los niños que son utilizados brutalmente como soldados y convertidos en instrumentos de violencia, en lugar de poder ser portadores de reconciliación y de paz", dijo en la homilía en la Basílica de San Pedro.

"A los niños heridos en lo más profundo del alma por medio de la industria de la pornografía y todas las otras formas abominables de abuso", agregó.

Benedicto XVI dijo que los católicos "tenían que hacer todo lo posible para poner fin al sufrimiento de esos niños".

En el último año, el Papa se ha referido en varias ocasiones a los abusos a niños por parte de sacerdotes católicos, pero no abordó el tema en la homilía navideña.

Benedicto XVI se disculpó por los abusos realizados en el seno de la Iglesia y se reunió con algunas de las víctimas durante un viaje en julio a Australia y en abril en Estados Unidos.

Más noticias