Público
Público

El Parlamento cubano aprueba reforma de Raúl Castro a la ley de Seguridad Social

EFE

El Parlamento cubano aprobó hoy una nueva ley de Seguridad Social impulsada por el presidente, Raúl Castro, que supone el aumento de la edad mínima de retiro en cinco años y el establecimiento de modificaciones en el sistema de cálculo de pensiones.

Castro, que encabezó hoy la segunda y última sesión del Parlamento en 2008, impulsó la reforma en la sesión de la Asamblea Nacional en julio pasado, cuando justificó la medida con factores como el decrecimiento de la natalidad y el pronunciado envejecimiento que enfrenta la población cubana.

Tras ser sometido a un proceso de consultas en todos los centros laborales del país, en el que participaron tres millones de trabajadores, el anteproyecto fue aprobado hoy por los legisladores en una sesión en la que el mandatario insistió en la importancia de las medidas de su Gobierno en cuanto al trabajo.

La nueva ley fija la edad de jubilación para las mujeres en los 60 años y para los hombres en los 65, y abre la posibilidad de que los jubilados se reincorporen al trabajo y reciban pensión y salario, siempre que ocupen puestos "diferentes" a los que tenían en el momento de su retiro.

También establece que el cálculo de pensiones se haga de acuerdo a los salarios más altos percibidos durante cinco años dentro de un periodo de quince.

"Hemos aprobado una ley de Seguridad Social justa respetuosa de los intereses de los trabajadores y que a su vez tiene en cuenta las realidades económica y demográficas del país", dijo hoy el presidente.

El presidente recordó el envejecimiento de la población y la necesidad de cambiar la edad de jubilación, algo que, según dijo, "han comprendido la gran mayoría de nuestros trabajadores, después de profundas discusiones, en que se escuchó y tuvo en cuenta la opinión de todos".

Castro celebró, además, la vuelta a las aulas de 7.000 educadores jubilados y la de otros 9.000 que no pasarán a retiro, tras la llamada que les hizo en febrero ante la falta de maestros.

"La respuesta ha justificado nuestra expectativas", dijo.