Público
Público

El partido gobernante se perfila vencedor de unas elecciones reñidas legislativas en Corea del Sur

EFE

El partido gobernante en Corea del Sur se perfila como el vencedor de unas reñidas elecciones legislativas celebradas hoy, en las que la oposición progresista ha cosechado un avance que augura una ajustada carrera en los cruciales comicios presidenciales de diciembre.

Con el 65 por ciento de votos escrutados a las 22.30 hora local (13.30 GMT) el gobernante Saenuri obtiene 125 diputados frente a 109 del opositor Partido Democrático Unificado (PDU) en los 246 escaños asignados de forma directa por circunscripciones, según la agencia local Yonhap.

Los 54 asientos restantes del total de 300 que conforman la Asamblea Nacional (Parlamento) de Corea del Sur se repartirán entre los partidos en función del número de votos recibidos, cuyo recuento final se conocerá en la madrugada de este jueves.

Hasta ahora el conservador Saenuri del presidente Lee Myung-bak contaba con mayoría absoluta en la Asamblea Nacional (Parlamento) de Corea del Sur con 165 escaños, frente a los 89 del PDU.

El minoritario Partido Progresista Unificado (PPU) conseguiría seis escaños, según los resultados provisionales, mientras el ultraconservador Libertad y Progreso alcanzaría tres y otros tres serían para candidatos independientes.

Los regionalismos, siempre presentes en la política de Corea del Sur, han quedado patentes en estas elecciones, que han dejado un mayor número de votos para Saenuri en las provincias del este, su bastión tradicional, mientras el PDU ha barrido en el oeste del país.

En Seúl, ciudad que aglutina a una quinta parte de la población surcoreana, los opositores han acumulado más votos que el partido gobernante, según los datos provisionales del recuento.

La campaña de Saenuri ha tenido como cara visible del partido a su presidenta, la veterana política Park Geun-hye, de 60 años, hija del dictador militar Park Chung-hee, que durante los años 60 y 70 gobernó con mano de hierro el país asiático.

Por su parte Han Myeong-sook, de 68 años, exactivista en favor de la democracia en los 70 y 80 y primera ministra entre 2006 y 2007, encabeza la apuesta electoral de la oposición como presidenta del PDU.

Las elecciones de hoy han puesto a prueba la confianza de los ciudadanos en la administración de Lee Myung-bak, desgastada por diversos escándalos de corrupción y por la percepción generalizada de que sus políticas económicas solo benefician a las clases más acomodadas.

De hecho la popularidad del presidente, que alcanzaba un 76 por ciento al inicio de su mandato en 2008 según sondeos, se desplomó hasta alrededor del 32 por ciento a finales del mes pasado.

Estos hechos hicieron presagiar una debacle electoral del partido gobernante en los comicios de hoy, pero en los últimos días de campaña un escándalo mediático en torno a un candidato progresista provocó la desconfianza de parte de la opinión pública hacia el bando opositor.

Días atrás salieron a la luz comentarios irreverentes, de carácter sexual y contra la Iglesia protestante que un aspirante a diputado del PDU realizó hace ocho años en un programa radiofónico de internet, un hecho que Saenuri aprovechó hábilmente para desacreditar a sus rivales políticos.

Además, los comicios han tenido lugar en un entorno regional marcado por el inminente lanzamiento de un satélite en un cohete portador de Corea del Norte, censurado por países como Corea del Sur y EEUU al considerarlo un ensayo de misiles balísticos.

Sin embargo, aunque conservadores y progresistas en Seúl defienden diferentes políticas hacia Corea del Norte, el asunto apenas ha tenido peso en la campaña y aparentemente tampoco ha influido en las decisiones de los votantes del Sur, acostumbrados a este tipo de episodios de tensión.

Aproximadamente 21,8 millones de ciudadanos ejercieron su derecho al voto entre los más de 40 millones que estaban llamados a las urnas en un país cuya población total ronda los 50 millones de personas.

Los surcoreanos elegirán el próximo 19 de diciembre al nuevo jefe de Estado del país, que sucederá al frente del poder ejecutivo a Lee Myung-bak tras su mandato de 5 años.

Atahualpa Amerise

Más noticias