Público
Público

Pedro J. Ramírez reitera su defensa de los anuncios de prostitución

El director del diario 'El Mundo' sostiene en Twitter que "es la policía y no los editores" la que debe averiguar quién está detrás de ese tipo de publicidad

HÉCTOR JUANATEY

Después de que el Consejo de Estado respaldase la decisión del Gobierno de prohibir los anuncios de prostitución, el director del diario El Mundo, Pedro J. Ramírez, ha defendido en Twitter ese tipo de publicidad que publica cada día su periódico y que le genera, según cálculos de una comisión parlamentaria, unos ingresos de algo menos de cinco millones de euros anuales.

Preguntado por su opinión al respecto, el director de El Mundo ha defendido que "mientras la prostitución sea una actividad legal -y yo apoyo que lo sea de forma regulada-, debe poder anunciarse". Además, en referencia al hecho de que detrás de gran parte de los anuncios de prostitución se encuentren las mafias, ha señalado que "si se anuncian, será más fácil para la policía desmantelarlas".

No obstante, se ha preguntado si "hay que perseguir a las mafias o a las prostitutas" y ha añadido que "nadie sabe si se anuncia una mafia o una persona ejerciendo su libertad". "Es la poli, no los editores, quien debe averiguarlo", ha dicho Pedro J., quien ha afirmado que "no se trata del dinero sino de la libertad".

Estas palabras se producen después de que el Consejo de Estado haya concluido que "la información por el conjunto de esta publicidad no resulta respetuosa con los diversos principios constitucionales y el efecto sobre los menores puede ser perjudicial para su desarrollo personal". Asimismo, el Consejo apoya la creación de una ley específica que termine con este tipo de anuncias, ya que considera que la autorregulación ha sido "insuficiente y baldía".

"Es la poli, no los editores, quien debe averiguar" quién está detrás de los anuncios, ha afirmado Pedro J.

El 13 de marzo de 2007, una comisión parlamentaria calculó en 40 millones de euros anuales el dinero que ganaban en total los periódicos españoles con esta publicidad. En concreto, El País ganaba cinco millones al año, un poco más que El Mundo, y las cabeceras del grupo Vocento se repartían diez millones.

Son cifras a las que ninguno de estos periódicos están dispuestos a renunciar, tal y como se extrae de las palabras de Pedro J. Ramírez. Otros periódicos de tirada nacional o local, como Público, 20 Minutos o La Voz de Asturias, sí han renunciado a estos ingresos y no publican entre sus páginas anuncios de prostitución.

Más noticias de Política y Sociedad