Público
Público

El penúltimo puesto de Soraya, "un castigo de Europa"

La representante española en Eurovisión cree que los espectadores castigaron a TVE por no retransmitir la sefiminal en directo

AGENCIAS

La representante española en el festival de Eurovisión, Soraya Arnelas, cree que quedó en penúltimo lugar en el concurso por "un castigo de Europa" que España "no se merecía" por no haber retransmitido TVE en directo la segunda semifinal.

Así, la cantante extremeña, en unas declaraciones a RNE, atribuyó el "castigo" de los espectadores europeos a que Televisión Española, que, según su razonamiento, "es una cadena pública y tiene que hacerlo así", no hubiera podido "retransitir la segunda semifinal que le tocaba a España votar".

Según señaló, "Europa se enfadó y empezaron con represalias".

En este sentido, indicó que le han informado de que la Unión Europea de Radiodifusión (UER) va a tomar medidas contra Televisión Española por no haber retransmitido la semifinal, algo que, a su juicio, va a ser un castigo para los seguidores del festival en España. "Esto ha sido por parte de Europa un castigo, es la verdadera razón", insistió la artista.


"TVE y yo hemos trabajado muy duro", señaló la cantante, que aún así matizó que no culpa "a nadie". "Los periodistas nos daban el noveno puesto", continuó, al tiempo que dijo que podían haber quedado en décimo o decimoquinto lugar, pero "no el puesto 24". "Esto se nos va de las manos", agregó al respecto.

Además, explicó que vuelve a España con "buen sabor de boca" y dijo sentirse "orgullosa" de su actuación. "Cuando bajamos del escenario nos creíamos vencedores", indicó, al tiempo que explicó que la actuación salió como ellos querían, a pesar de los problemas que tuvieron "con el equipo de realización en Rusia".

"Por los pasillos la gente se nos tiraba encima", explicó Arnelas, que calificó al ganador, el cantante y violinista noruego Alexander Rybak, como un "niño mono que vende mucho". No obstante, le otorgó el mérito de haber compuesto su canción, si bien explicó que "ha sido muy poco compañero de sus compañeros". "Las niñas guapas no venden nada", añadió la representante española.

Lo que no ha entrado a valorar Soraya es el pobre registro de audiencia que tuvo el festival de Eurovisión. Su actuación perdió más de cinco millones de espectadores con respecto al año pasado, cuando actúo Rodolfo Chiquilicuatre.

Más noticias de Política y Sociedad