Público
Público

Pérez Zúñiga recrea en su última obra el "mundo de fantasmas" de la ciudad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El poeta Ernesto Pérez Zúñiga ha recreado en su último libro de poesía "Cuadernos del hábito oscuro", presentado hoy en Madrid, el "mundo de fantasmas" de la ciudad y los monstruos construidos por la civilización contemporánea.

La presentación de la obra, que ha tenido lugar en la Residencia de Estudiantes, se ha desarrollado como una conversación entre el autor y la poeta asturiana Olvido García Valdés, Premio Nacional de Poesía 2007 por "Y todos estábamos vivos" (2006).

"Cuadernos del hábito oscuro" plasma las imágenes de una época complicada que es en sí misma el germen de la obra, en la que Zúñiga "vuelca las emociones que le producen las noticias de los periódicos" sobre los malos tratos, las violaciones o la guerra de Irak, entre otros temas actuales.

Ernesto Pérez Zúñiga ha subrayado que en esta obra aparecen diversos "yo", entre los que se encuentra el "yo del hombre bonsái", al que el poeta ha definido como "un personaje simbólico que representa esencialmente al individuo de la sociedad actual materialista, un hombre menguante que no deja desarrollar todo su potencial espiritual y de libertad".

Su último libro de poemas se divide en tres partes, la primera presenta "el mundo de la ciudad y los monstruos construidos por la civilización contemporánea", la segunda refleja la naturaleza como "otra manera de mirar esta civilización e insistir en la realidad", y la tercera es una "búsqueda del mundo de la muerte".

Olvido García Valdés ha destacado que la obra hoy presentada está muy ligada al anterior libro de poemas de Zúñiga, "Calles para un pez luna" (2002), como "un desarrollo y una radicalización" del mismo en dos sentidos: "en el aspecto formal y rítmico y en la atmósfera creada".

La poeta asturiana encuentra en "Cuadernos del hábito oscuro" cierta "cualidad fantasmal" aplicable a la vida de la ciudad contemporánea y de los personajes que la pueblan, ya que "la atmósfera de pérdida y de extrañamiento se aúna con la presencia de la muerte".