Público
Público

Philip Pullman reescribe el Evangelio y narra la vida de un Jesús terrenal

EFE

La última novela del británico Philip Pullman reescribe el Evangelio para narrar la vida de un Jesús despojado de su carácter divino en lucha con un hermano gemelo codicioso, Cristo, fascinado por las posibilidades políticas del mensaje cristiano.

"El buen Jesús y Cristo el malvado", editada en español por Mondadori, es una ficción sobre un "genial creador de metáforas, con un fino sentido moral", escrita por alguien que encuentra "imposible" creer en el carácter divino del personaje histórico de Jesús, explica Pullman en una entrevista con Efe en su casa a las afueras de Oxford (Reino Unido).

"Puedo ver a los príncipes de las naciones, al mismísimo César, teniendo que inclinarse ante esta organización y jurar obediencia al Reino de Dios en la tierra", le espeta Cristo en la novela a un Jesús a quien la futura Iglesia que vislumbra su hermano le parece "obra de Satanás".

El libro escrito por este nieto de un pastor anglicano es una crítica contra cualquier organización religiosa con el poder suficiente para "encarcelar y quemar en la hoguera" a quienes discrepan de su verdad, afirma el autor de otras ficciones de éxito como la saga "La materia oscura".

El libro ha resultado "bastante bien recibido" en regiones de religión protestante, según Pullman, quien se muestra sorprendido por que la prensa de países de tradición católica, como Italia y España, insista en preguntarle si espera alguna reacción por parte de la Iglesia de Roma.

"Si alguien se ofende por mi libro, mala suerte, todo el mundo se ofende por algo. Si es sabia, la Iglesia no dirá nada", señala.

"Naturalmente, en el siglo XVII no podría haber publicado una historia como ésta, así que me siento aliviado por vivir en el XXI. Es terrible imaginar cómo debe ser creer en algo con tanto fervor que quemarías a alguien por no compartir tus creencias", afirma este ex militante del partido liberal-demócrata británico.

El escritor describe los cuatro evangelios canónicos, aquellos que forman el Nuevo Testamento, como cuatro "soberbias narraciones" con tendencia a exagerar y distorsionar los hechos alrededor de la vida de Jesús.

"Sería extraño que un hombre sano y normal, con treinta años, no hubiera tenido ninguna experiencia sexual, incluso en una sociedad como la judía de aquella época. El matrimonio y la virginidad eran importantes, pero había prostitutas y viudas", señala el escritor.

Pullman cuestiona asimismo en su novela la virginidad de María, que queda embarazada tras recibir la visita de un joven ángel con figura humana.

"Quería huir de lo milagroso. Si una chica de dieciséis años, casada con un hombre mucho mayor, de pronto queda embarazada, la explicación natural es que haya tenido un 'affaire' con algún otro", afirma.

Pullman subraya que su novela no trata de ser evangelio alternativo, ni él un nuevo evangelista, ya que "no tiene la intención de decirle a la gente lo que debe creer".

El escritor, colaborador habitual en la prensa británica y a quien en el diario norteamericano New Yorker describió como uno de los ateos más prominentes de Inglaterra, matiza que su postura no es tan "estricta" como la de otros escépticos.

Pullman se refiere al divulgador científico británico Richard Dawkins, quien, en su opinión, "piensa que los creyentes son necios por no limitarse a la racionalidad científica".

"Yo creo que muchas de nuestras acciones no están gobernadas por la razón, sino por impulsos que se remontan al pasado más remoto de la especie humana, a su terror por aquello que no se alcanza a conocer", manifiesta Pullman.

Guillermo Ximenis

Más noticias de Política y Sociedad