Público
Público

El PP se arroga la ilegalización de Batasuna

Rajoy asegura que "las franquicias de ETA" no se pueden presentar "gracias al PP vasco"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del PP, Mariano Rajoy, participó ayer en Irún en su primer acto oficial de la campaña para las elecciones vascas. Al igual que había hecho el candidato del PP a lehendakari, Antonio Basagoiti, quería ir al grano y empezar su intervención cargando directamente contra socialistas, nacionalistas y terroristas.

Lo del ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y su cacería junto al juez Garzón se lo tenía reservado para el final. Pero uno de los militantes se lo puso a tiro. Mientras el presidente del PP se acomodaba en el escenario con el himno del partido salido de una guitarra eléctrica de fondo, alguien le animó: “¡A por Bermejo!”. Un envite ante el que no se mordió la lengua: “Ahí está. Tiene razón. De momento, ya no están de cacería. Algo hemos conseguido”. Aplausos.

Frente “a los que cazan”, Rajoy ubicó a “los que se mojan”: el equipo de Basagoiti. Sólo un día antes, los candidatos guipuzcoanos se mojaron literalmente en la playa de la Concha. “El PP del País Vasco se moja, cree lo que defiende y no es dudoso (...). A lo largo de estos años ha dado la cara, muchas veces en solitario. Hemos ganado muchas batallas”.

¿Cuáles? El líder del PP apuntó que si hoy “ETA y sus franquicias no se pueden presentar a las elecciones al Parlamento vasco se debe única y exclusivamente a la batalla dada en solitario por el PP del País Vasco”. Rajoy entiende que, a la hora de pelear por la ausencia de la izquierda abertzale en los comicios, sus compañeros en Euskadi han sido “más útiles estando en la oposición que el propio Gobierno de España”. Para él, esto no es más que “la demostración inequívoca de que, cuando uno es capaz de aguantar, tiene coraje para defender lo que piensa y tiene cuajo y valentía, al final gana las batallas”.

Minutos antes, Antonio Basagoiti también ponía a la exclusión de Batasuna de las urnas el copyright del PP. Lo hacía cuando se abrazaba a la idea de que la derrota de ETA es posible. “Batasuna no está en el Parlamento ni parece que vaya a estarlo gracias a la posición de firmeza del PP. Porque si no, el que estaba de cacería el pasado domingo –en alusión al juez Garzón– estaría dejando que Batasuna fuera al Parlamento vasco”.

El candidato a lehendakari hacía estas afirmaciones ante un auditorio de 1.000 personas. Regina Otaola, alcaldesa de Lizartza, Mari Mar Blanco, hermana del asesinado Miguel Ángel Blanco e integrante del equipo de Rajoy, y Pilar Elías, viuda de Ramón Baglietto quisieron arropar al partido en este acto.

También le tocaba a Rajoy hablar de los otros, los que no se mojan: “Patxi López no se moja en defender la libertad, no lo hace ni lo ha hecho nunca. El PP del País Vasco puede pedir el voto con la cabeza muy alta”. Por si no hubiera sido lo suficientemente claro volvió a repetir eso de “el PP no está en venta”. “No somos como el PSOE, la muleta del nacionalismo. Siempre que un nacionalista tiene un problema de votos, siempre aparece un socialista para echarle una mano”, alzaba la voz.

Antes de cerrar su discurso retomando el tema de la cita Garzón-Bermejo, tenía reservada alguna munición para el presidente del Gobierno. “Ayer, Rodríguez Zapatero vino a hablar del despido. No tiene autoridad para hablar de ello porque su política económica es la peor de la historia moderna de España”. Estaba claro: al líder del PP le había escocido que el presidente criticara a la derecha por pretender hacer el despido más fácil.

Rajoy no quería recrearse en el asunto porque el propio Basagoiti ya ha manifestado en más de una ocasión sentirse harto de que las supuestas tramas que afectan a su partido en Madrid le estén empañando la campaña. Lo soltó todo en tres ideas. Una, que la cacería que compartieron Garzón y Bermejo fue un acto “obsceno” por realizarse a las puertas de una campaña electoral, en plena crisis y “en plena instrucción de un sumario contra un partido político. Hablaban de regeneración democrática y lo que nos han dado es degeneración democrática”. Dos, que Zapatero tendrá que explicarlo el miércoles en el Congreso. Y tres, que para ese día espera que haya cambiado al ministro de Justicia.

Instalados en la “política pop”, los conservadores de Euskadi volvieron a tirar de la música para hacer más atractivo el acto. Ayer le tocó actuar al grupo Miranda Warning. Y el presidente del PP hizo sus pinitos en la crítica musical: “Un grupo magnífico de Alicante y un enorme futuro en la música”. A su mujer, Elvira Fernández Balboa, también parecían gustarle. Llegó a bailar –Rajoy también– y a tararear.

En medio de la intriga de los resultados electorales y de las investigaciones judiciales a personas relacionadas con el PP, su presidente escuchaba a Miranda Warning: “Ahora despierta, tu noche se acaba ya. No quieres abandonar, dejar ese sueño atrás”.

 


Objeto de estudio: libros de texto // Basagoiti aseguró que, si gobierna, los libros de texto contemplarán las vivencias de las víctimas del terrorismo. “Para que se les caiga la cara de vergüenza”.

La lengua: libertad de elección // El PP vasco insiste en la necesidad de que los padres puedan escoger la lengua en la que quieren que sus hijos sean educados. También pretenden que el no saber euskera no sea obstáculo para conseguir un trabajo.

La familia, pilar de la sociedad // La candidata por Guipúzcoa Arantza Quiroga se comprometió a crear un departamento de familia y a incrementar las ayudas por nacimiento o adopción.

 

Más noticias en Política y Sociedad