Público
Público

Algunas pruebas respaldan la pesquisa del cáncer pancreático

Reuters

Por Amy Norton

En personas con alto riesgogenético de desarrollar cáncer de páncreas, la pesquisa de laenfermedad valdría la pena, en especial cuando se trata deadultos mayores.

Pero, por otro lado, investigadores afirman que esdemasiado pronto como para recomendar el control preventivo dela enfermedad en grupos familiares de alto riesgo. Es que sólotres de cada 100 pacientes con cáncer pancreático desarrollanla "forma familiar".

Aun así, los resultados en ese grupo son motivo para estar"cautelosamente esperanzados" de que se podría detectar anteseste cáncer, que a menudo es fatal, indicó la autora principalde un nuevo estudio, Emmy Ludwig, del Centro del CáncerMemorial Sloan-Kettering, en Nueva York.

El estudio, publicado en American Journal ofGastroenterology, incluyó personas con cáncer pancreáticofamiliar (dos o más familiares de primer grado afectados).

El cáncer pancreático, ya sea o no por un gen heredado,tiene mal pronóstico. Sólo cinco de cada 100 pacientes siguenvivos a los cinco años del diagnóstico, principalmente porquerara vez se puede detectar a tiempo.

Los síntomas incluyen la pérdida de peso y los problemashepáticos que producen un color amarillento en la piel, pero nosuelen aparecer hasta que el cáncer se diseminó por elorganismo.

El equipo de Ludwig les ofreció la pesquisa de laenfermedad a 309 parientes de personas con cáncer pancreáticofamiliar. Algunos tenían por lo menos un familiar en primergrado que había desarrollado el cáncer antes de los 50 años,mientras que otros tenían familiares (no necesariamente deprimer grado) que habían desarrollado el problema a cualquieredad.

Ciertos participantes eran portadores de mutacionesgenéticas asociadas con el cáncer pancreático hereditario yademás tenían antecedentes familiares de la enfermedad.

En siete años, a 109 participantes se les realizó por lomenos una pesquisa con imágenes por resonancia magnética delpáncreas. Ante algún hallazgo sospechoso, se realizaba unaendoscopía pancreática por ultrasonido.

La resonancia magnética identificó signos sospechosos en 18participantes. Nueve de todo el grupo (el 8 por ciento) teníananormalidades que podían transformarse en cáncer. A seis se lesextrajeron quirúrgicamente esas formaciones, mientras que elresto rechazó la cirugía y optó por continuar con pesquisas.

Seis de los nueve participantes con lesiones anormales eranmayores de 65 años, lo que para los autores significa que lapesquisa a partir de esa edad podría ser más efectiva. Pero senecesitan más estudios para probarlo.

"Ningún grupo de investigación logró hasta ahora demostrarque la pesquisa tiene algún beneficio:, dijo Ludwig a ReutersHealth.

"Creemos que nuestros resultados se suman a la crecienteliteratura que sugiere que la pesquisa valdría la pena. Peroninguno de nosotros ha podido probarlo", agregó.

El experto sostuvo que se necesitan estudios más grandes,de largo plazo y multicéntricos para conocer cómo, cuándo y conqué frecuencia hay que evaluar a los integrantes de familias dealto riesgo y determinar si la pesquisa realmente salva vidas.

FUENTE: American Journal of Gastroenterology, online 5 deabril del 2011

Más noticias de Política y Sociedad