Público
Público

PSOE e IU olvidan sus denuncias sobre González y no vetan su elección

El número dos de Esperanza Aguirre gana puntos para presidir la entidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si Esperanza Aguirre decide finalmente aupar a la presidencia de Caja Madrid a su número dos en el Gobierno, Ignacio González, ya sabe que no hallará a priori resistencia en la oposición. Que no habrá vetos. Que no habrá pegas a que su hombre fuerte, salpicado por múltiples escándalos -y por los que IU le acusó de corrupción y le exigió su dimisión-, opte a hacerse con el control total de la segunda caja de ahorros del país.

Los movimientos no han cesado. Los últimos apuntan como protagonistas a IU y Comfia -la rama de banca de CCOO- que, según fuentes implicadas en la negociación, se habrían reunido ya con el PP. El Ejecutivo les habría planteado la candidatura de González, y ninguno se habría opuesto. La cúpula madrileña de IU niega que se hayan producido conversaciones con el PP, ni oficial ni oficiosamente, aseveran los dos dirigentes que pilotan el caso Caja Madrid, Antero Ruiz y Miguel Reneses.

'Estamos a la espera de que el PP nos haga la propuesta cerrada -subraya Ruiz-. No vetaremos a nadie, presente el PP a quien presente. No tenemos nada contra González. Tampoco contra Manuel Pizarro, Rodrigo Rato o Luis de Guindos [los otros nombres que han circulado]. Cuando llegue el momento, nos pronunciaremos'. Ruiz afirma que ya 'nadie puede mangonear en Caja Madrid', después de que IU, Comfia y el PP firmaran en junio el pacto de estabilidad de la entidad, al que se sumaron después PSOE y CCOO.

En él, los firmantes ceden al PP su 'exclusiva capacidad de propuesta' del candidato a presidente, al que 'apoyarán', una vez valorada su 'idoneidad'.

Ese es el problema, la idoneidad de González. IU le señaló con el dedo tanto como al consejero Francisco Granados en el caso de los espías. Exigió su dimisión por los contratos sospechosos que aprobó como presidente del Canal de Isabel II, de las que informó Público. Además, González se ha visto envuelto en la Gürtel, pues de él dependía uno de los imputados, Alberto López Viejo. Pero IU, alega Reneses, actúa ahora 'por coherencia' con lo firmado con Aguirre.

González cuenta además con el veto de Mariano Rajoy y de Alberto Ruiz-Gallardón. El PP nacional, por añadidura, ha defendido la 'despolitización' de las cajas, así que el perfil del escudero de la presidenta no encajaría.

El PSOE, mientras, niega un pacto con el PP, repite Maru Menéndez, la portavoz en la Asamblea. Las direcciones regional y federal avanzan que 'no habrá vetos a nadie', aunque 'no guste igual un candidato que otro'.

Pero el malestar corre por dentro. Algunos dirigentes de IU-Madrid admiten que, de cuajar el apoyo al vicepresidente, sería 'una auténtica faena', difícil de entender por los electores. IU federal se mantendrá 'vigilante'. Y en el PSM hay quien tilda de 'horror' el sí a González.

Más noticias en Política y Sociedad