Público
Público

Rajoy afirma que cuando el PSOE gobierna aumenta el paro y cuando lo hace el PP, el empleo

EFE

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy en Pontevedra que "cuando el PSOE gobierna, aumenta el paro, y cuando gobierna el PP, el empleo", y ha considerado que a los socialistas les deberían "dar vergüenza" las cifras del desempleo, su "incapacidad" y sus "engaños" a los españoles.

En un acto de precampaña en la plaza de toros de Pontevedra Mariano Rajoy afirmó que acabar con el paro es "el reto para los próximos años" y que "para eso está el PP", para "sacar a flote" al país.

"Alguien dice que no hay diferencias entre partidos. Hay una cosa que quiero dejar claro: cuando el PSOE gobierna, aumenta el paro, y cuando gobierna el PP, el empleo", señaló el líder del PP.

Añadió que "acabar con el paro no es cuestión de varitas mágicas, sino de un gobierno serio, competente y que genere confianza", y se preguntó "cómo un presidente con un mínimo de respeto a sus compatriotas puede decir que no tiene nada que ver con el paro y que no tiene una varita mágica".

Frases como "nadie les cree ya", "han tocado fondo" o "esta gente es incorregible", en alusión a los socialistas, trufaron el discurso de un Mariano Rajoy aclamado por la concurrencia como futuro presidente del Gobierno.

El líder de los populares criticó que el PSOE no tenga "más estrategia" que "arremeter" contra su persona y contra el PP, algo que, añadió, "no crea empleo".

Rajoy pidió el voto a quienes en anteriores elecciones "confiaron en el PSOE y en otros partidos" porque el PP, dijo, es un partido "moderado", "abierto a todos", en el que "no se mira el pasado ni de donde se viene, sino adónde se va".

En este punto, consideró que "hay que tener una generosidad a prueba de bomba para votar al PSOE", cuyos dirigentes "no se lo merecen, porque han engañado a todos los españoles".

Insistió en que no existe ninguna "maldición bíblica" para que en España no se pueda generar empleo y en que "el PP no se resigna", y garantizó que si gana las elecciones, "arreglará el desaguisado que otros dejan.

"No nos importan las herencias", aseguró Rajoy, quien garantizó "capacidad" y "ganas" para "abordar los problemas por difíciles que sean".

Rajoy describió "la España de Zapatero" como un país con "los precios disparatados", el consumo "hundido", las pymes "en dificultades", con "casi cinco millones de parados" y "cerca de un 45% de los jóvenes sin trabajo".

Insistió en que "el empleo es la prioridad" porque cuanta más gente haya con trabajo, "mayor será el consumo, los empresarios tendrán más beneficios y pagarán más impuestos de sociedades, y las administraciones recaudarán más y harán más gasto en políticas sociales y sanitarias", argumentó.

Criticó a Zapatero por ser "el primero, y espero que el último, presidente en la historia de la Democracia en congelar las pensiones" por su "incapacidad de crear trabajo" y porque bajo su mandato "millones de cotizantes" dejaron de hacerlo.

Por último, Mariano Rajoy significó que el programa electoral del PP en todos los municipios y autonomías de España será "crear empleo", pues "desde todas partes se puede ayudar" para lograr ese objetivo "con menos impuestos, pagando a proveedores, simplificando trámites, facilitando las cosas y con el apoyo firme, decidido, total y absoluto a los emprendedores".

"Se puede crear un millón de emprendedores que creen un puesto de trabajo y hay que apoyarles. Ése el principio inspirador de todas las administraciones. Es nuestro reto y lo vamos a hacer", finalizó Rajoy en un acto que se retrasó ligeramente por el desfallecimiento que sufrió uno de los asistentes, que tuvo que ser llevado a un centro hospitalario.

Más noticias de Política y Sociedad