Público
Público

Rajoy avisa al PP de que no se fíe de los sondeos para no 'palmarla'

Jaime Mayor Oreja aparca a ETA de su discurso en la precampaña del 7-J.

MARÍA JESÚS GÜEMES

La primera foto juntos. El candidato a las elecciones europeas del PP, Jaime Mayor Oreja, al lado de su jefe de filas, Mariano Rajoy. No se repetirá mucho porque durante la campaña no van a coincidir prácticamente. Los coordinadores electorales han pensado que cada uno debe llevar su camino. Distinto, como sus estilos. Creen que así colarán sus mensajes entre un electorado más amplio.

Mayor, con un discurso más duro, tratará de mantener a los votantes fieles del PP encendidos e intentará enganchar a todos aquellos que piensan pasarse a Unión Progreso y Democracia. Rajoy se encargará de lanzar mensajes más moderados y venderá sus alternativas. La crisis económica, eso sí, servirá en ambos casos como telón de fondo. Y este es precisamente el show que ensayaron ellos ayer en el marco de la XIV Unión Interparlamentaria de los Populares que se celebraba en Sevilla.

Rajoy pidió a los suyos que no se confiaran en las buenas expectativas electorales. "Corremos el riesgo de palmarla", señaló. El jefe de la oposición dijo que el PP está "bien" pero que este dato sólo debe servir como "acicate para trabajar y esforzarse más". "Si queremos ganar, podemos", animó.

El presidente nacional del PP recordó el cambio en el País Vasco, tras el acuerdo entre socialistas y conservadores, y el triunfo en Galicia que achacó a que su partido tenía "un candidato con fe". Mayor, por su parte, es "infinitamente mejor y muy superior en todo" al cabeza de lista del PSOE, Juan Fernando López Aguilar.

En cuanto a Zapatero, Rajoy le ve "desnortado, cuesta abajo y enredado en sus líos". Y, ya de paso, aprovechó para pedir un adelanto electoral en Andalucía tras la marcha de Manuel Chaves.

Por su parte, Mayor presentó un panorama desalentador. "Cuando hay una crisis de confianza, zozobra, angustia y dolor en millones de españoles lo más suicida es que nos podamos contagiar de una sentimiento de euforia con las encuestas que hemos leído (en las que se señala que el PP gana el próximo 7 de junio)". El dirigente vasco daba así también un toque de atención a los suyos para que participarán en la campaña sin dar por segura la victoria.

Mayor tuvo una intervención menos catastrofista que de costumbre. Y, por una vez, entre sus argumentos no asomaron ni ETA ni la Segunda Transición, temas de los que siempre se retroalimenta. El europarlamentario se mostró convencido de que "se ha acabado un ciclo político en España" y enumeró varios síntomas como la actuación del fiscal general del Estado, la situación en Andalucía, la remodelación de carteras ministeriales... Según él "a más crisis, más partido en el Gobierno y más sectarismo".

De lo que no se habló fue de corrupción. El tesorero del PP, Luis Bárcenas, que el día anterior había acudido al encuentro, no apareció, tal vez por miedo a que una imagen con Rajoy enturbiara la jornada.

Más noticias de Política y Sociedad