Público
Público

Rajoy perseguirá la integración porque no quiere un partido "de dos millones de votos", sino de doce

EFE

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha afirmado que quiere una formación capaz de captar más de doce millones de votos, "no un partido de dos millones de votos", por lo que perseguirá la unidad y la integración "de todos los que quieran trabajar dentro de nuestros postulados".

Durante la clausura de un acto público en Almería se ha referido al "momento de incertidumbre" que atraviesa su partido, del que ha dicho que es "consciente", por lo que ha asegurado que afrontará las semanas previas al Congreso con "serenidad, tranquilidad y serenidad" y con la "absoluta certeza" de que el PP "saldrá reforzado" de la cita y "preparado" para ganar las elecciones.

Acompañado por el secretario de Exteriores del PP, Jorge Moragas, así como por Javier Arenas y Antonio Sanz, presidente y secretario del PP andaluz, respectivamente, ha subrayado que se empleará para que el Partido Popular sea un partido "unido, que integre" a todas aquellas personas "que quieran trabajar dentro de nuestros postulados y principios".

"Nos han votado más de diez millones de españoles a los que unen principios, pero que tienen a veces formas distintas de ver las cosas", ha apuntado, para agregar que quiere "un partido que pueda tener doce o trece millones de votos, no de dos millones de votos", puesto que "hay que trabajar para mejorar".

Ha abogado por potenciar un modelo basado en el "esfuerzo, la sensatez y el sentido común", que es lo que fortalece a un partido al que "quiero mucho" y del que ha aprendido "que tiene la capacidad y el cuajo suficiente" para superar los momentos duros.

Superarlos, ha agregado, para ofrecer una respuesta a todos los votantes que se preguntan qué le está ocurriéndole al PP.

En este punto ha hecho referencia a la concentración de unos trescientos simpatizantes ante la sede de la calle Génova de Madrid para pedirle la dimisión, mientras presidía el "reconfortante" Foro de Diálogo de los Gobiernos Locales.

Sin referirse a la petición de su dimisión, ha lamentado que los congregados hayan llamado "traidores" a los representantes de los municipios que participaban en este foro.

"Yo estaba con los alcaldes, con los que trabajan todos los días codo con codo con la gente, con los que se ocupan de sus problemas y necesidades y que algo bueno tendrán si han sido elegidos por los ciudadanos".

Sin referirse a ninguno de los compañeros de partido que, en los últimos días, han sido críticos con él, el líder de los populares ha subrayado que el PP es un partido de centro reformista que "no está anclado en el pasado" y que, ante todo, tiene unos principios muy claros.

Ha dicho que defiende sin fisuras que el terrorismo sea derrotado y que no se negocie con ETA, "como siempre, pues no tengo ni una coma que cambiar" al discurso defendido por el PP durante las anteriores legislaturas.

Antes de reunirse en el estrado con los líderes del PP andaluz, que le han trasladado todo su respaldo, Rajoy ha subrayado su deseo de contar con un partido "independiente" en la que nunca se tomen decisiones desde fuera, pues sería "inaceptable" y acarrearía una pérdida de crédito ante la sociedad española.

Más noticias de Política y Sociedad