Público
Público

Rajoy reitera su confianza en Camps y justifica el cese de Costa

Reuters

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, rompió el jueves su silencio tras los acontecimientos que llevaron a la sustitución de Ricardo Costa, para defender la respuesta política de su partido ante la trama de corrupción Gürtel y reiterar su confianza en el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps.

En una comparecencia rodeada de enorme expectación en la sede nacional del PP en la calle Génova de Madrid, Rajoy volvió a negar que la trama Gürtel, que ha salpicado a altos cargos del partido, tuviera nada que ver con la estructura orgánica del mismo, mientras que anunció la creación de un código de "buena conducta".

"A mí el señor Camps no me ha mentido y sigo manteniendo en el señor Camps el mismo nivel de confianza que he mantenido a lo largo de los años que he sido presidente del partido", aseguró, para agregar que su voluntad es que siga al frente de la presidencia valenciana y sea de nuevo candidato en 2011.

Según Rajoy, una vez que el Tribunal Superior de Justicia de Valencia sobreseyó en agosto el caso contra Camps y Costa por un presunto delito de cohecho, no existe ningún elemento nuevo que le afecte ni que le haga merecedor de ser cesado.

Respecto a Costa, sustituido el miércoles tras horas de cruces de comunicados y declaraciones contradictorias por parte de las sedes populares en Madrid y Valencia, Rajoy justificó su cese argumentando que su puesto requería de un plus de exigencia.

"Sobre Costa no tengo ninguna duda de su honradez personal, es una persona que ha trabajado mucho por el bien del Partido Popular. (...) Pero el secretario general de un partido tiene un plus de exigencia que no tienen otros militantes del partido", afirmó.

El nombre de Costa apareció la semana pasada en el sumario madrileño del caso Gürtel como presunto receptor de un coche de alta gama y de un reloj de lujo, y en virtud de las conversaciones telefónicas recogidas, pareció mantener una relación estrecha con los principales implicados en la trama.

El presidente del PP elogió pese a todo la actuación de su partido durante el "pulso" político mantenido por la sede nacional y regional en los últimos días.

"Creo sinceramente que en nuestra respuesta política hemos marcado un nivel de exigencia y de responsabilidad sin parangón en la vida pública española", afirmó.

En respuesta a las preguntas de los periodistas sobre los cuestionamientos a la firmeza de su liderazgo, Rajoy aseguró que ha actuado en consonancia con su "situación natural de equilibrio".

"Yo creo que he actuado con prudencia y sin precipitación, cuando tuve conocimiento de causa, no me he dejado llevar por las presiones de nadie. Como siempre he tomado las decisiones en lo tiempos que a mí me parecen oportunos, que pueden no coincidir con otras opiniones", sostuvo.

CODIGO DE BUENAS PRÁCTICAS

Aludiendo a la necesidad de mostrar una conducta ejemplar, Rajoy anunció que propondrá al próximo comité ejecutivo del partido un código de buenas prácticas, en un momento que definió como el de peor gobierno en la historia democrática de España.

"He decidido proponer al próximo comité ejecutivo un código de buenas practicas que refuerce la transparencia de nuestro sistema de gestión interna mucho más allá de lo legalmente exigido", dijo.

Por otro lado, Rajoy aseguró que ha existido una "clara manipulación" por parte del Gobierno en la tramitación del caso Gürtel y que se ha pretendido sembrar la sensación de que el encausado era el Partido Popular y no determinadas personas.

"El Partido Popular es el principal perjudicado por estos acontecimientos, nuestras cuentas son legales y han sido fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas", dijo.

Rajoy aseguró también que aunque los responsables de la trama ahora detenidos actuaron de proveedores para el partido, las relaciones comerciales que se mantuvieron con ellos fueron totalmente legales, para después romperse en 2004 por razones de "pérdida de confianza".

Aparte del caso que se sigue en el TSJ de Madrid, el Tribunal Supremo investiga en otra rama del caso Gürtel la presunta implicación del senador del PP Luis Bárcenas y del diputado del mismo partido Jesús Merino por presuntos delitos fiscales y de cohecho.

Más noticias de Política y Sociedad