Público
Público

Raúl Castro dice que hay que ajustar los sueños a la verdaderas posibilidades

EFE

El presidente de Cuba, Raúl Castro, anunció hoy que en 2009 habrá que apretarse el cinturón en el gasto público y habrá una eliminación paulatina de servicios gratuitos, ya que, afirmó, "hay que actuar con realismo y ajustar todos los sueños a las verdaderas posibilidades".

El presidente cubano demandó, durante su intervención en la segunda y última sesión del Parlamento en 2008, producir más y ajustar los gastos en divisas, así como optimizar las relaciones comerciales internacionales y asegurar que ninguno de los temas en que viene trabajando el Gobierno queden en el olvido.

"En cada uno de ellos (de los temas) se han ido instrumentando las medidas parciales que han permitido las circunstancias y se avanzará sin apresuramientos ni exceso de idealismos, según se disponga de los recursos y concluyan los estudios necesarios", dijo.

No obstante, señaló que "la realidad económica adversa" de 2008, "unida a las muchas horas que la dirección del país tuvo que dedicar" a buscar alternativas para garantizar los servicios básicos de la población, "obligaron a situar en una segunda prioridad el estudio y la adopción de decisiones en asuntos también importantes".

El presidente cubano se refería a su anuncio, en febrero pasado, de una reforma de los organismos del Estado para "hacer más eficiente la gestión" del Gobierno y buscar "una estructura más compacta y funcional" para los requerimientos de la isla.

"El año próximo es de mucha incertidumbre en la economía mundial y debemos estar preparados para enfrentar ese serio reto que ya nos viene afectando de manera apreciable", dijo, al recordar el déficit presupuestario que acumula el Estado.

"Nadie, ni un individuo, ni un país, puede darse el lujo de gastar indefinidamente más de lo que recibe por la venta de sus producciones o por los servicios que presta", afirmó.

Castro recordó que este año se ha avanzado en "ir poniendo las tierras ociosas en manos de quienes puedan y estén dispuestos a hacer rendir frutos", en referencia a la reforma agraria que impulsa desde 2007.

"Este es un frente decisivo en el que hay que estar alerta ante cualquier retraso o violación de lo establecido", añadió.

Se refirió también a la reforma laboral que debe entrar en vigor en enero de 2009 y supondrá el fin del concepto del "igualitarismo" salarial para pasar a ligar el salario a los resultados del trabajo.

"Debemos estar conscientes de que para ir resolviendo paulatinamente las distorsiones existentes en el sistema salarial hay que ir eliminando las gratuidades indebidas y los subsidios excesivos, de lo contrario sencillamente las cuentas no cuadran", señaló.

Como ejemplo de austeridad, Raúl Castro anunció la reducción en un 50 por ciento de "los gastos previstos en viajes al exterior" de organismos y empresas; así como la eliminación de planes de vacaciones y otras ofertas de ocio subsidiadas.

El mandatario celebró el momento que atraviesan las relaciones exteriores de la isla tras, entre otros hechos destacables este año, el ingreso de Cuba en el Grupo de Río y su asistencia a varias cumbres recientemente en Brasil.

"Hoy estamos cosechando los frutos de una política exterior firme, solidaria y basada en principios inviolables concebida y llevada a la practica por el compañero Fidel durante casi cinco décadas", señaló.

A pocos días para que se celebre, el 1 de enero, el 50 aniversario del triunfo del alzamiento revolucionario contra Fulgencio Batista, el presidente dijo que los cubanos se pueden felicitar por la efeméride.