Público
Público

El referéndum constitucional birmano llega a las áreas devastadas por el ciclón

EFE

Birmania celebra mañana el segundo tramo de su referéndum constitucional en las zonas arrasadas hace tres semanas por el ciclón "Nargis", que ha causado hasta ahora 78.000 muertos y 2,4 millones de personas damnificadas.

Debido a los estragos del ciclón, la Junta Militar aplazó en Rangún y otros 47 municipios del delta del río Irrawaddy la consulta popular y siguió adelante en el resto del país el 10 de mayo, haciendo caso omiso a las peticiones de la oposición democrática y la comunidad internacional.

El texto sancionado por el Gobierno obtuvo el apoyo del 92,4 por ciento de los electores, el 99 por ciento de los cuales acudió a las urnas, según los datos oficiales anunciados por el régimen birmano.

La oposición denuncia que estos resultados fueron manipulados por la Junta Militar, cuyas fuerzas de seguridad desde hace semanas intimidan o detienen a todo aquel que ose pronunciarse públicamente en contra de la constitución.

El principal partido de la oposición, la Liga Nacional por la Democracia (LND), anunció ayer la detención de trece de sus afiliados en las horas previas a la visita al país del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el primer líder de Naciones Unidas en visitar Birmania en cuatro décadas.

"Me gustaría que Ban Ki-moon viera con sus propios ojos cómo son unas elecciones aquí", se lamenta a Efe U Zaw, un profesor universitario retirado de 64 años.

Zaw, quien sigue dando clases de inglés para completar su insuficiente pensión diaria de 900 kyat (menos de un dólar), votó a la LND en los comicios legislativos de 1990, los últimos celebrados en el país y cuyo resultado anuló el régimen porque le fue adverso.

"No necesitamos otras elecciones, los que detentan el poder ya saben que el pueblo no les quiere", dijo el docente antes de desviar la mirada hacia un grupo de personas que le observa desde un rincón del salón de té de Rangún y que podría estar formado por soplones.

En el referéndum del 10 de mayo, algunos electores afirmaron que no se les permitió votar, tuvieron que rellenar su papeleta delante de un funcionario gubernamental o les comunicaron que su sufragio ya había sido emitido, sin tener conocimiento de ello.

El régimen ha prohibido viajar al delta del río Irrawaddy hasta el cierre de los colegios electorales, mientras la prensa, radio y televisión oficiales sólo hablan desde hace días del referéndum, y mencionan de pasada la visita del secretario general de la ONU.

"Todo ciudadano debe realizar su deber patriótico de apoyar la constitución del Estado", proclaman en birmano grandes carteles por todo Rangún.

El referéndum constitucional es el primer paso de la llamada "hoja de ruta" hacia la democracia diseñada por la Junta Militar y que continuará con la celebración de elecciones parlamentarias libres en 2010.

No obstante, no podrá concurrir a los comicios de dentro de dos años la líder opositora y Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, por su matrimonio con un extranjero, el profesor británico Michael Aris, quien falleció de cáncer en 1999, y porque sus dos hijos disponen de pasaporte del Reino Unido.

Esas dos circunstancias la invalidan como candidata, según el proyecto constitucional redactado por el régimen militar.

La LND, los monjes budistas, el movimiento estudiantil y las minorías étnicas rechazan el texto, que consideran no es más que una operación de maquillaje para que los militares se perpetúen en el poder.

Más noticias de Política y Sociedad